De forma ordenada tanto niños, niñas, hombres, mujeres y adultos mayores se ubicaron en las cercanías de los altares ubicados en los barrios Hilario Sánchez y Germán Pomares, de los distritos IV y V para cantarle amenamente a la virgen y rogarle por bienestar, progreso, paz y desarrollo en todo el territorio nacional.

Muy agradecidos, con el Gobierno del Frente Sandinista, se mostraron todos los asistentes a la celebración mariana en ambos distritos de Managua, por estar acompañando al pueblo y llevándoles un poco de alegría y una muestra de solidaridad con las tradicionales gorras.

“En el Distrito IV hoy nos llenamos de mucha alegría, mucha bendición y mucho agradecimiento a la virgencita María, así que hoy nos encontramos en el barrio Hilario Sánchez con más de 1,500 personas adultas y mil niños, para un total de 2,500 asistentes promoviendo lo que son las tradiciones y el agradecimiento de tanta bendición que nos ha dado en todo lo que va de este año y rogándole por más prosperidad”, manifestó la compañera Yamileth Gradis, secretaria política adjunta del Distrito IV.

Gradis aseguró que también se desarrollaron otras purísimas con la población en los barrios San Luis y María Auxiliadora Número 2, donde las familias están muy agradecidas y afirman sentirse bendecidas.

Blanca Moraga dijo que la actividad en su barrio se desarrolló con mucha devoción y orden de parte de los pobladores fieles católicos seguidores de la Virgen María, solicitándole bendición para todos los nicaragüenses en completa paz y tranquilidad, velando por la salud de los niños y de los ancianos.

“Nos sentimos muy alegres, todo está muy bonito y nos parece excelente que nos traigan esta tradición al barrio. Yo he venido para cumplirle a la Virgen y pedirle sanación, pedirle que me cure de todas mis enfermedades”, comentó Mariel Castellón.

Juana Raquel Ortega afirmó que acercar las festividades marianas a la población con la realización de purísimas propiamente en los barrios es una decisión muy sabia para promover en los nicaragüenses la conservación de nuestra cultura y tradición, pero también representa mucha alegría para la población.

“Yo le he venido a cantar a la virgen y le pedido que nos de prosperidad y salud para todos”, declaró Esther Blandón Reyes.

“Esto está muy bien, porque así las personas que no le cantan a la Virgen María aquí tienen la oportunidad de demostrar su devoción y cantarle. Aunque en nuestro corazón llevamos los cantos y hoy debemos pedirle por nuestra salud, pero también agradecerle que nos tenga con bien”, dijo Socorro Hernández.