El presidente de EU, Donald Trump, firmó una declaración de catástrofe en el estado de Tennessee por las tormentas, vientos e inundaciones que azotaron al sureste de Estados Unidos a finales de mayo.

La Casa Blanca informó la declaración del presidente, que implica el envío de asistencia federal para ayudar a la recuperación de Tennessee y complementar el auxilio que ya han prestado las autoridades estatales y locales.

Las tormentas de los días 27 y 28 de mayo que sacudieron Tennessee dejaron sin electricidad a más de 180 mil vecinos solo en la ciudad de Memphis y sus alrededores.

Las fuertes lluvias y vientos provocaron la inundación de una gran cantidad de calles y viviendas, que aparecieron en las televisiones locales cubiertas de barro y con notables daños.

El gobernador del estado de Tennessee, el republicano Bill Haslam, pidió a Trump a mediados de junio que declarara el estado de desastre para poder cubrir algunos de los gastos, estimados en unos 30 millones de dólares entre labores de limpieza, servicios de emergencia y reparaciones.