La cifra de muertos por un doble atentado con bomba en un mercado pakistaní subió a 45, aunque podría aumentar por la cantidad de heridos que se encuentran en estado grave, anunciaron hoy fuentes oficiales.

En la tarde de ayer dos artefactos explosivos estallaron en un mercado en la ciudad de Parachinar, capital de la occidental agencia tribal de Kurram, donde actúan diversos grupos radicales.

Nasrullah Khan, funcionario del gobierno local, confirmó el número de fallecidos a la televisora Geo News

La primera bomba detonó con el mercado atestado de personas que hacían sus compras, la segunda poco después, cuando los servicios de emergencias y los cuerpos de seguridad llegaron al lugar para socorrer a los afectados, detalló.

Horas antes, un suicida hizo estallar un automóvil cargado de explosivos frente a un retén militar cuando intentaba atacar una comisaría y la oficina de un jefe policial en la ciudad de Quetta, capital de la suroccidental provincia pakistaní de Baluchistán.

Ese ataque provocó 13 víctimas mortales y 17 heridos, según informaron fuentes médicas.

El atentado fue reivindicado por el grupo Jamaat-ul-Ahrar, una escisión de la alianza Tehrik-e-Taliban Pakistan, la formación extremista más activa y grande del país.

También Karachi, la ciudad más poblada del país, sufrió este viernes los efectos de la violencia cuando dos desconocidos asesinaron a tiros a cuatro policías que cenaban en un restaurante.

En junio de 2014 el Ejército lanzó una operación en las zonas tribales para enfrentar a los grupos extremistas, complementada este año con la ofensiva denominada Radd-ul-Fasaad.

Pese a las cifras gubernamentales y de especialistas sobre la disminución de la violencia, esas formaciones radicales mantiene su capacidad para ejecutar atentados y otros ataques.