Unas 390 mil personas están afectadas hoy por las lluvias torrenciales que han asolado las provincias chinas centrales de Hunan y Hubei en los últimos dos días, divulgan fuentes oficiales.

En el oeste y norte de Hunan, los intensos aguaceros han causado riadas repentinas, dañando las carreteras montañosas, además de elevar el riesgo de aludes, indicaron las autoridades provinciales de control de inundaciones y alivio de sequía.

Las tormentas, las más intensas de este verano, dejaron más de 160 milímetros de precipitaciones en algunas áreas tan sólo en día.

En Yueyang, otra localidad de la referida demarcación, 47 pequeñas y medianas presas se desbordaron.

Al presente, las inundaciones afectaron a 334 mil personas en 13 distritos, destruyeron 46 casas y provocaron la evacuación de nueve mil 100 residentes.

Sin embargo, autoridades climatológicas advirtieron que los aguaceros y tormentas continuarán en los próximos cinco días en Hunan.

En Xianning, Hubei, los apagones causados por las tormentas han afectado 30 mil hogares.

Hasta este viernes, se había restablecido el servicio en 87 por ciento de las viviendas damnificadas.

Por otra parte en el distrito de Chongyang, Xianning, los desbordamientos afectaron hasta ahora a más de 50 mil pobladores y perjudicaron alrededor de cuatro mil 660 hectáreas de cultivo.

Al mismo tiempo, 26 pequeños embalses se desbordaron en esa zona.

El observatorio nacional de China renovó el jueves la alerta amarilla por tormentas ante las posibles fuertes lluvias que afectarán al país en los próximos días.

El centro llamó a suspender las actividades al aire libre y adoptar precauciones contra fuertes vientos, inundaciones y desastres geológicos.

China cuenta con un sistema de colores de cuatro niveles para el clima; el más severo es el rojo, seguido por el naranja, el amarillo y el azul.