El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha tuiteado que no grabó sus conversaciones con el exdirector del FBI, James Comey. "No lo hice y no tengo ningunas grabaciones", ha afirmado el jefe de Estado norteamericano.

El mandatario estadounidense se ha manifestado de este modo tras más de un mes de especulaciones sobre la posibilidad de que existieran esos documentos sonoros.