A 280 kilómetros de Managua, se encuentra el municipio de Quilalí, en el departamento de Nueva Segovia, cuya principal actividad económica es la agricultura debido a las condiciones geográficas y climáticas. Por sus calles se ve el transcurrir de sus habitantes, gente humilde y trabajadora, que día a día luchan por alcanzar sus sueños y construir una vida mejor.

Desde hace algunos años, las condiciones de vida de los lugareños han experimentado importantes transformaciones sociales, las que son posibles gracias al Modelo de Alianza, Consenso y Bienestar, impulsado por el Gobierno Sandinista, que garantiza una mejor calidad de vida para las familias del interior del país.

Espacios educativos

Los cambios en Quilalí son evidentes, iniciando por la apertura de espacios educativos para la niñez, la juventud y las mujeres, los cuales protagonizan el modelo de educación gratuita y de calidad, así como la capacitación técnica enfocada en el desarrollo integral.

Uno de los proyectos importantes con los que se garantiza el crecimiento y desarrollo intelectual de la niñez, es el Centro de Desarrollo Infantil (CDI) Coro de Ángeles, que desde el 2015 brinda atención a 25 niños y niñas [email protected] de mujeres dedicadas al trabajo en el campo y a la comercialización de alimentos en el parque central.

cdi

“Nosotros atendemos a los niños brindándoles estimulación temprana, trabajamos en la interacción social, comprensión del mundo y todas esas enseñanzas que los niños requieren en sus primeros años. El objetivo del CDI es brindar educación a la niñez y un sitio seguro donde sus madres puedan dejarlos mientras trabajan”, refirió Ligia Mendoza, educadora.

Las puertas del CDI se abren desde las ocho de la mañana y cierran hasta que el último niño es retirado por su madre. El sitio brinda educación integral, alimentación y las atenciones tan esmeradas que requiere la niñez.

Educación para la mujer del campo

La inclusión de la mujer en proyectos sociales ha generado una transformación en la mentalidad y actitud de las mujeres de Quilalí, que hoy están integradas en la Escuela de Oficios Luz y Verdad, donde reciben cursos de corte, confección y técnicas básicas de costura.

Mery López, una joven madre soltera, acude a sus clases junto a su pequeña hija de dos años. Ella relata que la oportunidad de poder estudiar le permitirá a corto plazo instalar su taller de costura y elaborar la vestimenta de su retoño.

“Más adelante los conocimientos adquiridos me permitirán contar con una fuente de ingreso económico, ya voy a poder salir adelante, pues mis planes son emprender en un pequeño taller de costura. Las clases me han gustado mucho, a tal punto que vengo con mi hija porque no tengo quien me la cuide y prefiero tenerla acá pero no perderme ninguna de las clases”, refirió.

escuela

Asimismo, doña Esperanza Arauz, ha vencido en los últimos días las barreras de la distancia, pues para poder llegar a sus clases tiene que recorrer varios kilómetros y atravesar uno de los ríos cercanos a su comunidad, situaciones que no la limitan para ir tras sus sueños.

Pronto ella tendrá su propia máquina de coser y elaborará vestimentas para luego comercializarlas en su lugar de origen.

“El curso me ha parecido muy bien, nunca había tocado una máquina de coser y ahora hasta puedo manejarla y hacer faldas. Siempre quise aprender a coser para elaborarle ropa a mis hijos y para mí, por eso cuando escuché del curso no dude en venir. Ahora las mujeres campesinas tenemos la oportunidad de aprender y solo ha sido posible gracias al Gobierno, quien nos ha venido apoyando en todo”, manifestó Arauz.

Salud gratuita y de calidad

El derecho a la salud es vital en las comunidades rurales, la demanda aumenta cada vez más, razón por la que en Quilalí se han descentralizado estos servicios a través de la creación de unidades de salud, siendo una de ellas el Centro de Salud Bello Amanecer, donde se atiende a una población de más de cuatro mil pacientes en las diversas especialidades.

“Ahora que se ha instalado este centro de salud nos sentimos contentos porque tenemos la atención más a nuestro alcance, acá nos brindan el medicamento y la consulta gratuita. Ahora ya no tenemos que esperar mucho tiempo para ser atendidos, contamos con los servicios necesarios, las consultas son muy buenas y sobre todo nos tratan con mucho cariño”, destacó Yohani González, protagonista.

salud

cdi

cdi

cdi

cdi

cdi

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

salud

salud

salud

salud