La Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, expresó la importancia de que se amplíen y profundicen aún más los ejercicios nacionales de protección de la vida, y que incluso al menos una vez al año se realicen en día domingo.

AUDIO:

La Compañera expresó que el ejercicio de este miércoles contó con una gran participación de la población.

“Aquí estamos dándole gracias a Dios por la vida, dándole gracias a Dios por este ejercicio que hicimos hoy, un nuevo ejercicio de protección de la vida, de promoción de la vida, un nuevo ejercicio para cuidarnos más, para prepararnos mejor ante cualquier eventualidad, todas las posibles amenazas en un país altamente vulnerable y sobre todo frente al Cambio Climático, esta Nicaragua donde lo que ganamos es todo aquello que logramos aprender para prepararnos para enfrentar todas estas eventualidades”, indicó.

Dijo que en comunicación con el doctor Guillermo González, del Sinapred, éste le informó que el ejercicio fue bueno. “En casi todos lados se reporta buena participación”, comentó.

“Le decía yo que era importante programar por lo menos una vez al año un ejercicio en día domingo. ¿Por qué? Porque la mayoría de las familias están en sus casas casi todos los días desde las 5, 6 de la tarde hasta las 6 de la mañana, un poquito más tarde incluso, y los ejercicios los hacemos para los centros de trabajo, menos enfocados en las comunidades; aunque también, por supuesto, hay concentración en las comunidades y hay participación, pero sería mucho mejor un ejercicio para enfocarnos en las vulnerabilidades que tenemos en los barrios en las comunidades, hacerlo una o dos veces al año”, manifestó.

Dijo que en ello coincide con el profesor José Antonio Milán, del Ineter, quien le señala que se necesita no interrumpir ninguna de las actividades normales prevista para el día del ejercicio, “sino al contrario, estar preparados en cualquier lugar donde nos tome el evento peligroso, porque en la vida real existen eventos que no avisan, y debemos estar preparados en el escenario donde estemos”.

“Es lo que decíamos, nosotros hemos hecho todos estos ejercicios para las escuelas, para los centros de trabajo y las comunidades. Enfoquémonos en las comunidades donde vivimos y pasamos la mayor parte del tiempo que sería, Dios mediante, si Dios nos presta vida, en septiembre de este año”, aseguró Rosario.

“Dice el doctor Milán, que debemos aspirar a las metas más elevadas logrando que en toda reunión o capacitación donde nos concentremos más de 50 personas siempre recordemos a los presentes cómo conducirnos a la hora de un evento peligroso, cómo evacuar, cuáles son los lugares seguros, esto como norma. Es decir, si estamos en una gran actividad o en una mediana actividad, siempre antes de iniciar la sesión de trabajo recordar a los participantes que puede presentarse un evento peligroso, cuáles son las salidas, cómo evacuar”, indicó.