El Chamamé, una tradición cultural argentina que comprende danza y música, podría convertirse en Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), con sede en París.

La Candidatura del Chamamé fue presentada por el Señor Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos de Argentina, el gobernador de Misiones Señor Hugo Passalacqua y el presidente del Instituto de Cultura de Corrientes (cuna del Chamamé), Señor Gabriel Romero.

Durante el encuentro, el Señor Lombardi manifestó que "esta presentación ante la Unesco pone al Chamamé en el nivel de las expresiones culturales más valoradas del mundo”.

De igual forma, expuso las razones por las cuales el Chamamé debería ser declarado como Patrimonio Inmaterial, y entregó un ejemplar discográfico del Chango Spasiuk, y otro del compositor Lalo Doreto.

La decisión definitiva la tomará la asamblea de los países miembros en diciembre de 2018.

Hasta el momento, entre las músicas argentinas, solamente el tango tiene el sello patrimonial de la Unesco.

El patrimonio cultural inmaterial es tradicional, contemporáneo y viviente a un mismo tiempo. No solo incluye tradiciones heredadas del pasado, sino también usos rurales y urbanos contemporáneos característicos de diversos grupos culturales.