Siempre creció rodeada de vegetación y no es casualidad que ame tanto la naturaleza y quiera ver en cada hogar de Nicaragua, un espacio donde se brinde amor a las flores y plantas.

En la comunidad San Antonio de Las Cuchillas, ubicada a 37 kilómetros del casco urbano de Jinotega, vive Jazmina Gómez, rodeada de cactus, mil flores, violetas africanas y de muchas otras variedades que ha venido cultivando desde que tiene uso de razón.

Esa vocación y amor por lo verde, se la cultivó su madre, doña Amparo López, una mujer que sin proponérselo fue sembrando todo tipo de especie y en esos momentos era acompañada por Jazmina.

jardines

“Llegó un momento que nos dimos cuenta que teníamos tantas plantas que el trabajo era mucho, que nos dedicábamos bastante y que teníamos que hacer algo con ellas”, explica Jazmina.

De esa forma nació Jardines Gómez, un lugar donde se respira oxigeno puro, pues cada planta se desarrolla en una zona de nebliselva, un clima apropiado para el cultivo de estas variedades que llenan de vida esta comunidad.

Doña Jazmina desde hace 8 años se dedica completamente a las flores y las plantas, y aunque reconoce que comercializar es un enorme reto, eso no la desanima porque poco a poco las familias están adquiriendo un cultura de cuido a la madre naturaleza y están optando más por las plantas, como un elemento de frescura y decoración.

jardines

En Jardinería Gómez se cultiva con métodos tradicionales, no se utiliza ningún tipo de pesticidas y el control de las plagas se hace de forma natural, con especies como la ruda, albahaca, que sirven de repelentes orgánicos.

Esta familia jinotegana es atendida por los programas del Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa (MEFCCA), que ha brindado las condiciones a Jardinería Gómez para que pueda trasladar las plantas desde el vivero a las ferias comunitarias que se realizan en Managua o en otros municipios.

Jazmina trabaja todos los días en el vivero, cuida cada detalle porque algunas especies de plantas son más resistentes al sol, otras requieren más humedad, pero hay también algunas que se adaptan al clima extremo, como los cactus y las llamadas suculentas.

jardines

Los principales clientes de este negocio familiar, es el mercado local de Jinotega, entre estos los hogares, hoteles y restaurantes. Los precios dependen de la especie, pero son muy accesibles, no sobrepasan los 300 córdobas, hay otras que se compran en 10, 20 y 30 córdobas.

Tener una planta o un jardín en el hogar definitivamente ayuda a la salud, porque es terapéutico.

“Trabajar con plantas es una de las terapias que se implementan en muchos otros países, es la de mayor importancia para nosotros. Una planta es decorativa para el ambiente y también ayuda a crear en los niños una visión ambientalista. Una casa puede ser muy bonita, pero si no hay plantas no hay energía bonita, cultivar plantas es terapia”, dice Jazmina.

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines

jardines