En una ceremonia especial, en la que estuvo presente el ex Presidente de la Asamblea de Naciones Unidas, Padre Miguel D’Escoto Brookmann, los embajadores de Palestina, Irán, Cuba y otros representantes del cuerpo diplomático acreditado en el país, el Doctor Ramsey Clark, recibió la alta distinción en justo reconocimiento a una vida de servicio a los más vulnerables y en defensa de los derechos humanos alrededor del mundo.

En sus palabras a la audiencia, Ramsey Clark, agradeció la investidura con el Doctor Honoris Causa en Humanidades, y se recordó la primera vez que pisó suelo nicaragüense en el año 1946, cuando miró con asombro la pobreza que vivían los nicaragüenses bajo una dictadura.

Ramsey indicó que el conocimiento de la realidad nicaragüense le enseñó una lección muy importante. “Esa lección era que los dictadores no quieren que su pueblo se adelanten ni se prospere, porque esa  prosperidad puede devenir en independencia y  pueden derrotar a las dictaduras”.

El ex procurador de EEUU que también ha recibido reconocimientos en otros países alrededor del mundo, explicó que actualmente la humanidad debe aprender bien para evitar dos catástrofes, una de ellas la guerra y la otra referente a la destrucción del medio ambiente.

“La guerra siempre ha sido cruel, violenta e inhumana y siempre ha amenazado la vida humana en el planeta tierra”, manifestó.

Comentó que una de sus luchas más recientes fue hace dos años cuando llevó una demanda a un tribunal  en el estado de Washington, para tratar de comprobar que no eran legales los submarinos nucleares que usan los Estados Unidos.

“Estos submarinos tritones  tienen la capacidad de destruir la vida humana en el planeta tierra y existen  4 flotillas de submarinos nucleares bajo el mando de los EE.UU.  La flotilla más grande se encuentra en el océano pacifico y en ese entonces, hace dos años,  mantenían 8 submarinos en alerta permanente en el pacífico y cualquier de los 8 submarinos tenía la capacidad de destruir cualquier país del mundo”, aseguró.

Denunció que EEUU continúa pagando a científicos para encontrar formas  más eficientes y más económicas de matar más gente.

Ante ello, Ramsey señaló que el derecho internacional tiene que ser fortalecido muy rápidamente “para garantizar la obligación  de todos los piases del mundo para cumplir con el tratado de  no proliferación de armas nucleares a través de la eliminación inmediata de esos misiles nucleares”.

En relación a la otra gran amenaza que persiste con la destrucción del entorno físico el cual es necesario para sostener la vida humana, dijo que “la verdad es que hemos deteriorado al medio ambiente mucho más de lo que nos  damos cuenta  y no sabemos si podemos remediar el daño que  ya hemos realizado”.

En ese particular explicó que la educación sirve para detener la carrera que nos lleva hacia la catástrofe. “Tenemos que actuar rápidamente para evitar eso; tenemos que garantizar la protección legal de los derechos de todas las personas que habitan en el planeta tierra”, indicó.

Ramsey destacó que si bien es cierto que la Corte de La Haya reconoció los derechos marítimos de Nicaragua en el mar Caribe, se necesita tener un tribunal que defienda y proteja en forma plena los derechos de los individuos para evitar la destrucción del planeta tierra, y la educación juega un papel fundamental.

Ramsey finalizó su discurso con la frase "el respeto al derecho ajeno es la paz", hecha célebre por el ex presidente mexicano Benito Juárez, la cual se encuentra grabada en piedra en salón principal de las Naciones Unidas.

Por su parte el rector de la Unan-Managua, Elmer Cisneros, explicó que el Doctor Honoris Causa, es la  máxima distinción que otorga  esa universidad sobre la base de  meritos en el ámbito cultural, humanístico y la ciencia a personas distinguidas tanto de la vida nacional como del mundo.

“En esta ocasión se ha concedido esta distinción  al doctor William Ramsey Clark, por su condición de pacifista, amanta de la Paz y critico de las injusticias universales, de modo que él se ha  caracterizado por poner el dedo en la llaga, denunciando  los crímenes de lesa humanidad, crímenes contra la Paz”, señaló Cisneros.

Agregó que para la Unan “es un motivo de honra otorgarle esta distinción… este es un orgullo para  nuestra universidad reconocer a quienes defienden la paz”.

William Ramsey Clark, nació el 18 de diciembre de 1927. Es abogado estadounidense, activista por los derechos humanos y la justicia. Trabajó para el Departamento de Justicia de EE.UU. ocupando el puesto de Procurador General de EEUU. (1967-1969).

Ha dirigido muchas campañas de activistas progresistas, incluyendo la oposición a la guerra contra el terrorismo (war on terror) y ha defendido legalmente a figuras polémicas, tales como Charles Taylor, Slobodan Milosevic, Saddam Hussein y Lyndon LaRouche.

Ramsey ha recibido números distinciones entre las que destacan: Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Belgrado; Premio de la Paz Gandhi; Premio de Conciencia de la Abadía de la Paz.