Hasta la fecha en Nicaragua se reportan 7 mil 756 casos detectados y más de 960 fallecidos, cifras mucho menores que las del resto de  los países  del resto de Centroamericano, pero igualmente preocupantes, sobre todo si se toma en cuenta que los jóvenes entre los 15 y 39 años de edad representan aproximadamente el 80% del total de personas portadoras.

“Nosotros necesitamos seguir profundizando la respuesta y eso pasar por contener la epidemia, y detener la epidemia significa poder brindar mayor información y aspectos preventivos a la población, específicamente a los jóvenes, estamos hablando que en las edades de 15 a 39 años tenemos casi el 80% de los casos de personas con VIH”, explicó el doctor Enrique Beteta, coordinador de la Comisión Nicaragüense del Sida (Conisida), durante una marcha conmemorativa al Día Mundial de Respuesta ante el VIH-Sida.

La marcha se realizó desde el Centro Comercial Managua y culminó en el Mercado Roberto Huembes, donde el gobierno en conjunto con unas 20 organizaciones sociales organizó una feria informativa.

La epidemia del Sida no discrimina a nadie, y en la actualidad el ritmo de contagio en Nicaragua es grande si se toma en cuenta que cada día se reportan tres nuevos casos.

“Necesitamos continuar haciendo el tamizaje, las pruebas rápidas para lograr detectar con anticipación los casos (portadores del VIH) y no detectarlos hasta que están en caso SIDA”, explicó el doctor Beteta.

Como parte de los esfuerzos para detectar más casos y así asegurarles el tratamiento adecuado, el gobierno ha practicado 125 mil pruebas rápidas, de las cuales 95 mil han sido aplicadas a mujeres embarazadas.

A través de estas pruebas lo que se busca es evitar la transmisión del virus de la madre al bebé, ya que de acuerdo a cifras del Ministerio de Salud, 94 niños son portadores del VIH.  A estos niños se les atiende principalmente en el Hospital La Mascota y en otras unidades de salud del resto del país, en donde se les garantiza todo el tratamiento requerido.

Una buena educación sexual

Si bien el preservativo o condón es por antonomasia el método más eficaz para prevenir el Sida, la educación sexual y la fidelidad entre las parejas continúan siendo los principales ejes de acción.

“Creo que el condón ayuda, pero la fidelidad y la información son fundamentales. El condón es casi cien por ciento seguro, pero creo que lo más importante es lograr frenar el Sida y eso solo se logra con una buena educación sexual”, destacó la señora Carmen Ramírez.

Durante la feria los asistentes pudieron acceder al servicio de pruebas rápidas que distintas organizaciones estuvieron ofreciendo.

“La población debe darse cuenta que las pruebas rápidas son algo normal, que el Sida es muy peligroso, y que por eso debemos hacernos la prueba cada cierto tiempo y saber que estamos libre de la enfermedad”, dijo otro de los asistentes.