Con una solemne misa, Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando, compartió el mensaje de este tiempo de preparación, reflexión y conversión con las presidiarias del sistema penitenciario.

En la celebración religiosa también participaron trabajadores del Sistema Penitenciario y la Ministra de Gobernación, compañera Ana Isabel Morales.

Según el Cardenal Miguel con la celebración del Miércoles de Ceniza se inaugura la cuaresma, “en este tiempo tenemos que hacer un esfuerzo para que haya una conversión, pasar de la vida del pecado a la vida de la gracia. Todos somos débiles pero sabemos que con la ayuda de Cristo todo lo podemos”.

Recordó que San Pablo dice: todo lo puedo con la ayuda de aquel que me conforta, y agregó que en este tiempo debemos hacernos un examen de conciencia y pedirle al señor que nos ayude para arrepentirnos de nuestros pecados.

“En la cuaresma debemos practicar el amor a Dios  y el amor al prójimo. El que puede hacer obras de caridad tiene que hacerlas porque también estas obras de caridad ayudan para que el señor perdone nuestros pecados” expresó el Cardenal.

Por su parte la Ministra de Gobernación, compañera Ana Isabel Morales, recordó que desde que inició el gobierno del Frente Sandinista en el 2007 se ha celebrado el miércoles de ceniza con las mujeres de la cárcel de la Esperanza.

Con ellos la ministra aseguró que se les transmite “un mensaje de amor, esperanza y humildad, entramos a un tiempo de reflexión, de ayuno, de penitencia, de caridad y entonces que mejor caridad y solidaridad que celebrar aquí con las privadas de libertad, compartir con ellas y apoyarlas” destacó Morales.

Asimismo el Vicario de Cárceles, Monseñor Peña reiteró que el miércoles de ceniza marca el inicio de un tiempo de reconciliación.

“Aquí hay una comunión, ellas  no se sienten solas, el ministerio de gobernación nos ha dejado que entremos aquí con bastantes grupos” aseguró Monseñor Peña quien valoró que la persona aislada se vuelve fiera, la persona sin amor se vuelve fiera”.

Mujeres de cárcel La Esperanza se alegran con visita del Cardenal Miguel

Para las reclusas del Sistema Penitenciario La Esperanza, el inicio de la cuaresma se debe interpretar como un acercamiento a Dios a quien le piden perdón por los pecados cometidos.

“Son los 40 días que tenemos de penitencia y que tenemos que convertirnos  y arrepentirnos de todos los pecados que hemos cometido” opinó Melba Sequeira.

Por otro lado valoraron como un honor recibir la visita de Su Eminencia Cardenal Miguel Obando, quien compartió con las privadas de libertad el significado de este tiempo de conversión.

Reyna Martínez, otra reclusa indicó que las mujeres de la cárcel le piden al Señor “que salgamos muy pronto y que nos dé fuerza y libertad”.