El principal objetivo de esta concertación tributaria es el ordenamiento del sistema tributario nacional y estimulación de una mayor participación de los recursos del tesoro en el financiamiento del gasto público, a través de la ampliación de la base tributaria y reducción de la evasión fiscal, que se calcula unos diez mil millones de córdobas.

El dictamen de mayoría fue aprobado con 63 votos a favor y 20 en contra, que corresponden a los miembros de la Bancada del PLI, que se marcharon del hemiciclo al salir derrotado el dictamen de minoría que presentaron ante la Junta Directiva del parlamento.

La Ley de Concertación Tributaria que consta de un poco más de 300 artículos, se aprobó por capítulo. El legislador sandinista y presidente de la Comisión de Producción, Presupuesto y Economía de la Asamblea Nacional, compañero Wálmaro Gutiérrez, subrayó que la ley deja intacta las exoneraciones fiscales a los productos de la canasta básica, como parte de los beneficios a las familias nicaragüenses.

También dejó claro que tampoco son gravadas las remesas familiares provenientes del extranjero, ni las pulperías que se disgregan en todos los barrios de los 153 municipios del país.

La nueva ley fiscal promueve beneficios a las cooperativas de pequeños y medianos agricultores, ganaderos, sectores en que se fundamenta la producción del país.

La reforma o concertación tributaria establece un nuevo techo para el Impuesto sobre la Renta (IR) que pasa de los 75 mil a 100 mil córdobas anuales, es decir un trabajador que gana actualmente 6 mil 300 córdobas dejara de pagar IR, pues la ley ahora lo establece para aquellos que devengan arriba de los 8 mil 333 córdobas. Este incrementó en el pago del IR será progresivo hasta llegar a los 120 mil córdobas anuales.

“Nosotros creemos que independientemente en estos momentos sea un sacrificio de 330 millones de córdobas base anual, consideramos necesario incrementar la base exenta de los trabajadores de 75 a 100 mil córdobas y a partir del 2014 venirla subiendo en cinco mil córdobas adicionales hasta llegar a 120 mil córdobas”, explicó el legislador sandinista.

Luis Callejas, jefe de bancada del PLI, manifestó que la nueva ley atenta contra los agricultores y clase media, argumento que fue botado por Gutiérrez al subrayar que uno de los elementos fundamentales de esta concertación es la gradualidad.

“La concertación tributaria viene a garantizar crecimiento económico, generación de empleos, crecimiento de las exportaciones y por otro lado, una reducción consistente de la evasión fiscal que en estos momentos ronda mucho más allá de los diez mil millones de córdobas (…) que representa el 25 por ciento del Presupuesto General de la República y si yo puedo reducirlo al menos en la mitad yo tengo por ejemplo cinco mil millones adicionales, para garantizar más salud, más educación y más créditos productivo”, aclaró.

En este proyecto aprobado, se mantiene las exoneraciones por un período de 2 años, a los sectores agropecuarios, pesca, micro, pequeña y mediana empresa, lo que patentiza los esfuerzos de apoyo e incentivos a estos sectores. Este beneficio fiscal podrá ser renovado siempre y cuando estos sectores se acojan a los parámetros siguientes: productividad, exportaciones, generación de empleo y renovación tecnológica.

En el marco del Plan Nacional de Desarrollo Humano y el fortalecimiento de los sectores productivos, este proyecto de concertación tributaria contempla extender por 10 años los beneficios tributarios al sector forestal, que permita incentivar la inversión privada en plantaciones forestales de gran importancia para la economía del país y la protección de los recursos naturales.

En el tema de la cuota fija para los comerciantes, se establece un nuevo techo de un millón 200 mil córdobas, lo que fija una cuota de 300 a 5 mil 500 córdobas dependiendo de las ventas y la cantidad de negocios.

“Con esta medida además se transparentarán los ingresos de los pequeños contribuyentes. Otro aspecto importante es la exención que se les está otorgando a los contribuyentes con ingresos menores de 10 mil córdobas mensuales, dueños de pequeños negocios con o sin local formal, pequeñas pulperías y pequeños contribuyentes mayores a 60 años”, explicó el legislador sandinista.

La ley fiscal seguirá promoviendo al sector exportador, por lo que se alcanzó el consenso alcanzado de mantener por 6 años, el crédito tributario a los exportadores del 1.5 por ciento. En el caso de nuevos exportadores que se incorporen al ciclo de producción, se les brindará igual tratamiento adicionándole a los 6 años el periodo de maduración de la inversión.

Diputados del PLI vagos e irresponsables

El coordinador de la bancada sandinista Edwin Castro, rechazó la actitud de los legisladores liberales, que se marcharon del hemiciclo cuando su dictamen de minoría fue rechazado por la mayoría parlamentaria.

“Esta concertación tributaria está tratando de recuperar la capacidad de nivel de vida del pueblo de Nicaragua que por 16 años de políticas neoliberales le han venido deteriorando, lo hemos hecho con seriedad en una concertación entre empresarios, trabajadores, mercados, comerciantes, en esa unidad nacional de pueblo que estamos haciendo. Aquí el verdaderamente afectado son los evasores, los que no quieren pagar impuesto, ni quieren contribuir por el desarrollo y si ellos se retiran es porque están defendiendo a los evasores de impuesto”, dijo Castro.

La Asociación de Comerciantes de los Mercados de Nicaragua (Acmnic), a través de su presidente Jorge González, rechazó la actitud de los liberales del PLI y ratificaron que las medidas de la concertación son acertadas para el sector de los mercados nicaragüenses.

“Estos diputados están equivocados si creen que nosotros no tenemos la capacidad de discutir o ver estas leyes, que fueron consensuadas con el gobierno, con los sectores y creo que no fue correcto que estos señores (los PLI) traten de hablar cosas sin fundamentos, nosotros creemos en esta concertación tributaria donde estuvimos representados todos los sectores”, dijo González.

Señaló que están de acuerdo con el nuevo monto alcanzado en el tema de la cuota fija que pasó de 480 mil córdobas a un millón 200 mil, mientras el inventario pasó de 200 mil 500 mil córdobas.

“Cualquier que pase de 500 mil córdobas en inventario en cualquier momento del año pasa a régimen general, cualquier que pase de un millón 200 anuales igualmente pasa a régimen general. La reforma fue positiva fue porque fue incluyente”, dijo González.