Se trata de una broma muy elaborada que apareció originalmente en programa de televisión brasileño, en el que frecuentemente se realizan este tipo de bromas, y que llegó a la red para volverse viral.

La escena es la siguiente: varias personas entran en un ascensor que, a mitad de camino, se queda a oscuras. En ese momento, entra por una pequeña puerta una niña vestida de blanco que aterroriza a sus 'inocentes' víctimas cuando regresa la energía eléctrica.

Las "víctimas" comenzaban su particular película de terror tras montarse en un ascensor hábilmente preparado. Nada más iniciarse el trayecto, las luces comienzan a fallar hasta apagarse por completo. Tras unos segundos de incertidumbre, la luz regresa a la cabina pero algo ha cambiado: una niña fantasma comparte cubículo con las víctimas que, atónitas, entran en pánico ante la espectral visión.

El truco es sencillo, un panel giratorio en una de las esquinas de la cabina permite entrar a la pequeña fantasma. Solamente con su presencia los invitados entran en shock, pero el momento cumbre de la broma llega cuando la pequeña, envalentonada, se gira hacia ellos y emite un chillido gutural que recuerda a la inovidable niña de 'El exorcista'.

El vídeo de esta broma o 'pegadinha' ha dado la vuelta al mundo y arrasa en internet, donde ha superado el millón y medio de visitas en apenas 48 horas desde su publicación.