La música mariana que se escucha por toda la avenida, contagia de religiosidad las almas y corazones de los visitantes que aprecian cada altar que refleja las costumbres y la nicaraguanidad de las celebraciones de la Purísima.

Es así que los trabajadores de las instituciones del Poder Ciudadano, se dieron a la tarea de fomentar nuestras raíces culturales o el quehacer basado en esa ruta de restitución de derechos que promueve el Gobierno Sandinista y cada familia lo aprecia y lo reconoce.

Cada altar está decorado y conformado por elementos propios de las festividades, entre estas flores de diversos colores, luces, plantas, cada uno expresando el quehacer cotidiano y el esfuerzo Cristiano, Socialista y Solidario que se promueve bajo el modelo del Poder Ciudadano.

En estos días la Avenida Bolívar vive momentos de Bendiciones, de Prosperidad y de Victorias, tal y como lo percibe toda Nicaragua, ya que se ve caminando a la gente con los rostros felices, observando cada altar, cada luz, cada detalle y cada idea que promueva ese amor a María, a Jesucristo, a Dios.

Y lo más bonito, es que las familias caminan juntas y sonriendo, tomando fotografías de cada altar, o comentando lo bonito que está Managua, la avenida con sus altares o tarareando cada melodía dedicada a la Inmaculada Concepción de María.



Doña Carmen Castillo estaba junto a su marido, observando la réplica del edificio de la Cancillería de la República y en su interior protegida por el manto de la Inmaculada Concepción de María, “está bonito, me ha gustado mucho cada altar y fomentar el fervor mariano es una gran obra del gobierno”.

Esta señora que habita en el barrio 19 de Julio, aconseja que en estas fechas de amor a María, lo primera que se debe promover, es la solidaridad y el amor hacia los más necesitados.

“Esta celebración es muy buena y espero que todos los años lo sigan haciendo, este año veo más iluminado y los altares están mejor construidos”, destacó Carmen.

Otros altar que han gustado mucho a la población, es el de la Empresa Nicaragüense de Transmisión Eléctrica (Enatrel) que representa las comunidades rurales hasta donde el Gobierno Sandinista ha llevado electricidad, restituyendo ese derecho a decenas de miles de campesinos y agricultores.

Maricela Urbina del barrio Tenderí también se mostró impresionada por cada altar, tanto así que se dedicó a tomarle fotos, para enviárselas a familiares que residen en los Estados Unidos y que también son devotos de estas festividades.

“Me gusta mucho la Purísima, toda familia participamos y en mi casa la celebra la abuelita con el apoyo de sus hijos y nietos”, reconoce esta mujer que vestía un pantalón corto y una blusa blanca.

Martha Espinoza también reconoció que en los últimos años, la devoción a las festividades de la Purísima, se ha incrementado gracias a las acciones que se realizan en los barrios de la capital y de otras partes del país.

“Todos están lindos y está muy bueno todo lo que está haciendo a favor de los nicaragüenses, esto es excelente y lo que se debe fomentar es el fervor, el amor y la paz, que son valores que enseña la Virgen María”, aseguró Esmelda Espinoza del barrio Bóer.