A 156 aumentó el número de muertos por las recientes lluvias y los deslizamientos de tierra asociados en varios distritos del oriente de Bangladesh, reportaron hoy fuentes oficiales.

Según datos del ministerio de Ayuda y Gestión de Desastres, en el distrito de Rangamati se contabilizaron 110 decesos, en Chittagong 23, en Bandarban seis, en Cox's Bazar dos y en Khagrhachharhi uno.

A ellos se suman 14 fallecidos más en Chittagong por inundaciones repentinas o tras ser golpeados por árboles o derrumbres de viviendas causadas por las precipitaciones.

El anuncio puso fin a las operaciones de rescate que durante tres días emprendieron las autoridades y equipos especializados en la zona.

No obstante, el comisionado adjunto de la policía de Rangamati, Mohammad Manzarul Mannan, explicó a la prensa que aún se desconoce el número exacto de desaparecidos, lo cual podría elevar la cifra de muertos.

Reanudaremos las operaciones de rescate de inmediato cada vez que se divulgue la noticia de una persona desaparecida, subrayó.

El presidente, Abdul Hamid, y la primera ministra, Sheikh Hasina, emitieron sendos comunicados de condolencia a las familias de las víctimas, mientras las autoridades anunciaron una compensación económica.

Por su parte, la líder opositora y exjefa de gobierno, Khaleda Zia, dirigente del Partido Nacionalista, aprovechó la ocasión para atacar a la administración al estimar que no trabaja para mejorar las condiciones de vida en las zonas rurales.

Según un estudio divulgado por la Oficina de Estadísticas nacional, más de 22 millones de bangladeshíes, un 12,6 por ciento de la población del país, vive en zonas propensas a desastres, que causaron de 2009 a 2014 pérdidas por valor de 2,3 mil millones de dólares.