En el Norte de Nicaragua dentro de la Cordillera Isabella se encuentra la Reserva Natural Macizo de Peñas Blancas, ubicado entre los Municipios de La Dalia y Rancho Grande, Matagalpa; y El Cuá-Bocay, Jinotega.

El Macizo fue declarado Reserva Natural en noviembre de 1999, con un área de 115.54 km2, para proteger sus bosques primarios y su potencial generador de agua, cuyas vertientes dan nacimiento a varios ríos de cuyas cuencas beben miles de pobladores.

La reserva es manejada por el Centro de Entendimiento con la Naturaleza (CEN), ubicado en la comarca La Pavona, donde además de organizar visitas guiadas al bosque y las cascadas ubicadas al pie del macizo, ha puesto en marcha diversas iniciativas dirigidas a restaurar la vegetación, educar ambientalmente a comunidades, dueños de haciendas e instituciones locales, nos explica uno de sus directores, Allan Bolt.

“Nosotros comenzamos fomentando el cultivo del cacao, y fomentando la ganadería que hoy se conoce como silvopastoril, que tenía más arboles forrajeros que maderables”, amplió Bolt.

Macizo

En este sitio existen muchos manantiales, 39 de estos abastecen de agua potable a 35 mini acueductos que funcionan por gravedad y suplen la necesidad de agua potable a 35 comunidades.

Actualmente el CEN trabaja en conjunto con los comité de agua potable y saneamiento, caps; en la restauración de los caudales de las fuentes de agua en la zona a tráves de la siembra de una especie nativa del bambú.

“Tenemos cómo 30 años de trabajar con el bambú. Promoviendo la siembra del bambú para la restauración de los caudales de agua y para su limpieza, pues tiene la característica de ser un filtro de excelente calidad, un filtro biológico” agregó Bolt.

Dicha práctica ha sido sistematizada y puesta en práctica en diferentes regiones cafetaleras del país como método par la restauración de las fuentes hidrícas.

Educación Ambiental

Como parte del proyecto los directivos del CEN tiene un programa de educación ambiental con los colegios, producen material didáctico para los maestros, actualmente trabajan con 64 escuelas y más de 120 maestros.

“Tenemos además un programa lo que llamamos maestros de educación ambiental” agregó el director del Centro de Entendimiento con la Naturaleza.

Macizo

 

Además promueven entre los comunitarios iniciativas para el uso de la madera de manera sustentable.

Aprovechando madera para construir interiores de las viviendas, paneles, muebles. Todo esto sin dañar la zona de protección.

“En estos momentos estamos trabajando con la cooperación de Luxemburgo para establecer de lleno un programa forestal en la zona que permita el aprovechamiento de esas maderas blancas, para producir muebles”, explicó Bolt.

Sumado a estas iniciativas de conservación del bosque y del agua, el CEN diseñó 6 senderos en más de 400 metros cuadrados, que los visitantes pueden recorrer entre 2 a 6 horas y apreciar las bellezas naturales del lugar.

Se puede apreciar los siembros del bambú, cuevas y túneles naturales que el agua ha abierto en medio de las rocas, la restauración del bosque en el sendero de la luna que en la cima deja apreciar todo el valle del macizo.

El Centro ha formado sobre tema a unas 800 personas de manera directa y se benefician de los distintos proyectos a más de 1300 personas de los municipios cercanos al Macizo.