María Elisa Álvarez, coordinadora del grupo de voluntarios que lleva esta iniciativa al centro hospitalario de Managua el último jueves de cada mes, manifestó que la celebración mariana es el cierre de los siete meses que llevan como voluntarios cooperando con los niños y niñas de Oncología de La Mascota, contando con el apoyo y la donación de empresas privadas y personas particulares.

“Estamos terminando el año con esta actividad que se la ofrecemos a la Virgen y dándole gracias por toda esta jornada del año”, apuntó Álvarez.

Ángela Mujica calificó de bendición que un grupo de voluntarios con el apoyo de la empresa privada les lleven un poco de ayuda para poder sacar adelante a sus hijos que padecen de cáncer y que una celebración dedicada a la Virgen María es mucha más motivación para seguir poniendo la salud de sus hijos en sus manos.

“Me parece bien porque es una manera de poder apoyar e insertar a los niños a la sociedad, porque también estos niños muchas veces son discriminados y este tipo de apoyo y de eventos contribuyen a dar más ánimos a las familias y hacer un llamado a que más personas apoyen estas iniciativas”, comentó Flor de María Alvarado.

Alma Iris Cruz dijo que la celebración de una Purísima en el hospital y dedicada a la salud de los pequeños es una buena demostración de cómo el pueblo nicaragüense se encomienda a la Virgen María para pedir por la salud y bienestar de los niños.

“Es muy bueno porque vienen a apoyarnos a nosotros con nuestros hijos, un apoyo que es bien recibido y que nos anima a fortalecer nuestra fe en la Madre de Jesucristo y es bueno que celebremos a nuestra madre celestial”, expresó Juana Isabel Rosales Mercado.