Con alta presencia de feligreses entonando el himno a la Virgen y seguido de nutridos aplausos, los devotos marianos rindieron tributo a la Concepción de María con el rezo del Rosario, en vísperas de la celebración mariana de mayor tradición en nuestro país.

“Estos días de la novena abrimos la meditación como lo propone la misma, reconociendo que Dios es el privilegio singular concedido a su Madre Querida, saludándola a Ella y abriendo nuestros labios reconociendo su reinado con esta frase ¡Oh Reina, Purísima desde que fuiste concebida, sin pecado, Reyna de los ángeles y los hombres aquí la humanidad te da las gracias rendida sin cansarse jamás, porque a la puerta de la vida tu hallaste la gracia del primer principio dándonos a nosotros esa bendición y esa gracia que nos había privado por la desobediencia de Eva allá en El Paraíso”, expresó el cura párroco Urbina.

Asimismo instó a los fieles presentes a que en el primer día de la Novena pensemos si en verdad queremos prepararnos para un autentico encuentro con Dios, para una limpieza verdadera y sincera de corazón y que debemos recordar que en el primer día de la Novena, la celebración mariana tendrá sentido y razón de ser en la medida que vayamos transformando nuestra vida y con devoción mariana debemos asumir un compromiso que debe ser renovado cada día, un compromiso de ser mejores hijos de Dios y mejores hermanos los unos con los otros, un compromiso de ser constructores de una patria llena de paz y de perdón y reconciliación entre unos y otros.

“Así lo decimos en ese grito que nos identifica ante el conjunto de las naciones, grito que nos hace más nicaragüenses, que nos hace de verdad sentirnos lleno de gozo, llenos de Dios, porque se confiesa en Él que la causa de nuestras mejores alegrías proviene de una autentica devoción a María, por tanto os pregunto solemnemente y contestemos con el corazón henchido como lo hicieron nuestros antepasados, Nicaragua, viejanos, chinandeganos, hermanos de los cuatro puntos cardinales del territorio nacional, que lo escuche el mundo y que se reconozca el amor que le tenemos a ella ¿Quién Causa Tanta Alegría?”, expresó el prelado católico.

Finalizado el Rosario, Monseñor Urbina elevó sus plegarias a la Santísima Virgen María para que el pueblo nicaragüense crezca en fe santa y católica, que aleje los males y vele por las familias de Nicaragua, pero también oró para que los nicaragüenses eleven altares en todo el país en su honor.

Nicaragüenses celebran con fervor


Llenos de fervor y verdadero cristianismo, nicaragüenses devotos de las Virgen María se hicieron presentes a la Basílica Menor de El Viejo para honrar a la madre y patrona de toda la nación pinolera.

“Venimos a celebrar el inicio de la Novena con gran devoción y amor, fe fervorosa a la Virgen María, es nuestra madre, la patrona de todos nosotros los viejanos y mas los nicaragüenses”, dijo Auxiliadora Gallo.

Teresa Cazalla declaró que como chinandegana y católica siempre procura asistir a la celebración de la Novena siguiendo una tradición familiar, pero también por devoción a la Virgen Santísima.

“La celebramos muy alegre, es primer año que vengo, pero he quedado encantada y seguiré viniendo porque esto no me lo imaginaba, espero en Dios que me dé siempre salud para seguir viniendo”, comentó Estela Meza.

Celebración mariana clausurará 450 años de llegada de la imagen a Nicaragua

Monseñor Urbina recordó que la celebración mariana de este 2012 arrancó con una peregrinación desde El Realejo el día 24 de noviembre y ya desde el 28 de noviembre, con el inicio de la Novena a la Purísima se está dando continuidad a la culminación de las fiestas del 450 aniversario de la llegada de la imagen de la Inmaculada Concepción de María a Nicaragua, propósito fundamental de las festividades de este año, porque con la imagen de la Virgen del Trono ha llegado al corazón de los nicaragüenses esta hermosa celebración.

“Es aquí en El Viejo donde hunde sus raíces esta celebración mariana de envergadura nacional en este tiempo”, señaló.

Aseguró que la celebración de la novena será más solemne durante este año, a la cual se espera mayor concurrencia de fieles devotos y la misma culminará con la Serenata de Amor el próximo 5 de diciembre, a la cual se espera asistan personas de diferentes puntos del país, así como más allá de la frontera nicaragüense, seguida de la tradicional Lavada de la Plata que contará con la participación de la Conferencia Episcopal nicaragüense y cerrando con la procesión de la Virgen del Trono que recorrerá las calles de la ciudad.