Nicaragua celebró este miércoles el Día Mundial del Donante de Sangre, con el llamado a seguir salvando vidas a través de esta práctica.

Como parte de la celebración, cientos de participantes realizaron una caminata rumbo al Banco Nacional de Sangre de Managua, con música y la invitación a los capitalinos a convertirse en donantes.

Para los participantes, el donar sangre es una acción humanitaria de gran valor que permite asistir a quien lo necesita en momentos de urgencia.

“Es importantísimo que estemos celebrando nuestra sangre para que salvemos vidas y que sigamos viviendo. Para que podamos ayudar a los que son víctimas de accidentes que dejan muertes por todos lados”, señaló Auxiliadora Hernández portando una pancarta.

Migdalia Sevilla recordó que se necesitan solo 400 mililitros de sangre para salvar una vida. En tal sentido hizo el llamado a la población “para que podamos donar sangre y salvar vidas”.

En Nicaragua, el Banco Nacional de Sangre presta servicios gracias a las donaciones de voluntarios que acuden hasta al lugar o en las jornadas de recolección.

Solo el año pasado se registraron una cifra próxima a los 700 mil donantes voluntarios en el país.

“De esta forma garantizamos que las personas que requieren transfusiones sanguíneas, ya sea por un parto complicado, ya sea por una cirugía programada o una cirugía de emergencia, tenga la sangre necesaria para mantener su salud y su vida”, indicó René Berríos, Director del Banco de Sangre.

En Nicaragua 71% de los donantes son O+ y a penas 2% de la población es Rh negativo. Sin embargo, el Ministerio de Salud recibe donaciones de todos los tipos y garantiza la disponibilidad a quien lo requiera.