Al menos cinco civiles murieron, entre ellos cuatro niños, y siete resultaron heridos hoy en una explosión en la provincia afgana de Paktika.

De acuerdo con el gobernador de esa demarcación, Mohammad Alyas Wahdat, la detonación ocurrió cerca de la vivienda de un oficial de la policía local en el distrito de Jani Khil.

Aunque ningún grupo terrorista reclamó la autoría del ataque, las autoridades apuntan hacia el movimiento Talibán por ser una de las áreas donde opera.

Expertos califican de indetenibles las acciones terroristas en tierras afganas, donde tropas estadounidenses garantizaron por más de 15 años su presencia militar en la región asiática, con alegados fines de lucha contra el terrorismo que no mostraron resultados tras la intervención en 2001 con apoyo de aliados de la OTAN.