El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, ha tildado de "horrible y detestable" la idea de que hubiera una presunta colusión con Rusia durante las elecciones presidenciales norteamericanas del pasado noviembre.

Durante su testimonio ante el Comité de Inteligencia del Senado de EE.UU., Sessions ha declarado que cualquier sugerencia de que haya participado o haya sido consciente de alguna colusión entre los integrantes de la campaña electoral de Donald Trump y el Gobierno de Rusia para socavar el proceso democrático estadounidense "es una mentira detestable".

El procurador general norteamericano también ha negado que mantuviera ninguna conversación privada con funcionarios rusos durante un evento que tuvo lugar en el Hotel Mayflower de Washington en abril de 2016. Con esas palabras, ha descartado que se reuniera con el embajador de Rusia en EE.UU., Serguéi Kisliak: "Si se produjo alguna interacción breve, no lo recuerdo", ha indicado Sessions.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha calificado de "histeria" la campaña en torno a Kisliak. El mandatario ha mostrado su indignación durante su intervención en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo 2017 —"En serio, hay que darles una pastilla o algo. ¿Alguien tiene una pastilla?"— y ha recalcado que el diplomático ruso y los integrantes de la campaña electoral de Trump no establecieron ningún acuerdo.