Esta iniciativa reformó los artículos 83 y 97 de la ley 677, que establecen el arriendo con opción a compra.

“Estamos abriendo el mercado de vivienda a los alquileres con opción a compra”, manifestó el coordinador de la bancada sandinista Edwin Castro, al explicar los alcances y beneficios de la reforma impulsada por el Frente Sandinista y apoyada por los diferentes sectores.

La reforma posibilita a las familias optar a una vivienda independientemente que no cuente con el total de la “prima” que solicitan las urbanizadoras, pues la casa puede rentarla y en un periodo de 24 meses, ese dinero podrá ser aplicado al descuento de intereses.

“Ahora la ley está permitiendo que en dos años la persona alquile y que ese alquiler que hizo al Banco sea aplicable a su prima para compra, por tanto eso ya le dé opción al descuento de intereses a la hora del crédito para comprar”, dijo Castro.

“Esto permite que no tendrás que desembolsar dos mil o tres mil dólares directamente para poner una prima, sino que haces el contrato y empezas a dar un pago que va hasta dos o tres años, para que cerres la prima”, señaló el diputado Walmaro Gutiérrez.

Alberto Atha Salinas, presidente de Cadur, destacó que la reforma vienen a facilitar y crear nuevas herramientas para poder desarrollar los nuevos programas de renta con opción a compra de una vivienda.

"Esta es una nueva oportunidad que se les presta a las familias nicaraguenses para poder adquirir una vivienda, con la modalidad de que aquellas familias que tienen problemas para poder ahorrar para la prima, pues podrán utilizar el mecanismo de renta para pagar esa prima de la vivienda", destacó Atha.

Jenny Martínez, presidenta de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional, considera que esta reforma incrementará en un 20 por ciento la construcción de viviendas, lo que permite incrementar las posibilidades de las familias de tener un hogar digno, una prioridad en el gobierno del comandante Daniel Ortega Saavedra.

También el parlamento aprobó un préstamo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) por 9 millones de dólares, para financiar el “Programa de Vivienda y Mejoramiento Integral del Hábitat en Nicaragua”.  El órgano ejecutor será el Instituto de Vivienda Urbana y Rural (INVUR).

El objetivo general de este programa es facilitar el acceso a una vivienda digna a la población de escasos recursos (de hasta tres salarios mínimos) que permita mejorar la calidad del hábitat; facilitar el acceso a la infraestructura, servicios básicos (agua, saneamiento, electricidad, drenaje pluvial y viabilidad) y formalidad en barrios progresivos; así como generar y desarrollar capacidades del sector (INVUR y Entidades Auxiliares) y comunidades involucradas.

El programa está integrado por 4 componentes, tales como: subsidios para mejoramiento y construcción progresiva de vivienda, legalización de terrenos y entrega de títulos de propiedad a las familias, mejoramiento de barrios urbanos. Estos 9 millones serán sumados a otro fondo de 23 millones que aprobó el Banco Interamericano de Desarrollo, que tienen como objetivo reducir el déficit de vivienda en el país.

Desde el 2007 que llegó el Frente Sandinista al poder, el Gobierno del Comandante Daniel Ortega Saavedra, ha impulsado una serie de proyectos de viviendas a través del INVUR, que ha permitido restituir el derecho de un hogar digno a miles de familias pobres del país, esfuerzo que también se ha sumado la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua.