Después de participar en una reunión entre el Canciller Samuel Santos, el agente de Nicaragua en La Haya, doctor Carlos Argüello y los embajadores acreditados en el país, Ricardo Seintenfus, representante de la OEA en Nicaragua, afirmó que el asunto entre Nicaragua y Colombia es estrictamente jurídico y no político, porque hay un fallo de la CIJ que es muy claro, el cual fue decidido por unanimidad de los jueces de ese alto tribunal.

Ante la problemática que ha devenido por parte de Colombia para desconocer el fallo de la CIJ, Seintenfus comentó que si Nicaragua y Colombia lo desean pueden solicitar ayuda para implementar el fallo, aunque reconoció que esa decisión es soberana de ambos países.

Recordó que cuando se tiene un tribunal internacional y se tiene una jurisdicción previa que ha sido aceptada por las partes,  no hay ninguna manera para que después de juzgado, alguna de las partes no  acate o no acepte el fallo.

“Los fallos se cumplen  no se discuten, lo que se discute es  la implementación del fallo, la aplicabilidad del fallo, pero jamás el contenido del fallo”, aseguró Seintenfus.

Además explicó que cada país es soberano de aceptar jurisdicciones o no y la OEA no tiene  ninguna opinión sobre el hecho que un país miembro no acepte la jurisdicción de la CIJ.

No obstante indicó que “lo que no puede ocurrir es: después de acatar la jurisdicción  no acatar la decisión que salga de la jurisdicción, es una situación muy distinta”.

En relación a la denuncia que Colombia ha hecho del Pacto de Bogotá, Seintenfus indicó que “cualquier estado que quiera salir  de una jurisdicción va a salir para el futuro y no para el pasado; todo lo que fue decidido hasta ahora tiene que ser cumplido, incluso normalmente hay un periodo que se llama de gracia de 12 meses que todavía los  compromisos provenientes de este (periodo) deben ser respetados”.

El representante de la OEA indicó que el no acatamiento del fallo por parte de Colombia no se puede hablar ni en hipótesis. Según Seintenfus jurídicamente lo que se hace es que la CIJ comunica  la decisión al Consejo de Seguridad  de Naciones Unidas, porque la CIJ es el órgano judicial de Naciones  Unidas.

“Entonces comunica los fallos, la decisión que tomó al Consejo de Seguridad, y el Consejo de Seguridad en un caso que no se acate, que no se implemente, que no se respete, el Consejo de Seguridad es el responsable para la implementación y para el respeto del orden jurídico internacional”.

Seintenfus desestimó que la reciente comunicación que Colombia envió tanto a la OEA, como a las Naciones Unidas, no es más que su percepción, posición y críticas al fallo.

“Es simplemente una comunicación oficial… nosotros vamos a recibir esta comunicación, vamos a leer quizá al Consejo Permanente, pero no vamos a tomar ninguna posición sobre ella”, afirmó.