El Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo de Managua, lamentó el mortal accidente que cobró la vida de miembros de una familia en el tramo de la carretera Nandaime - Jinotepe.

"Los accidentes son tristes, sabemos que cuando ocurren las familias sufren, los hijos sufren, una madre, una esposa sufre", expresó.

En este contexto hizo un llamado a los conductores a respetar, cumplir las leyes de tránsito y acatar las orientaciones de nuestras autoridades, insistiendo en la prudencia.

"Debemos de escuchar de manera permanente las orientaciones que recibimos de la Policía Nacional. Lo importante es la prudencia, muchas veces la velocidad no deja nada, solamente deja dolor, deja tristeza y como vemos deja muerte", añadió.

Su Eminencia se comprometió a orar por la familia doliente y los heridos.

Cuidar y amar la vida

"A veces hay un desprecio de la vida", valoró el Cardenal e invitó a los conductores, pasajeros y peatones a amar la vida.

"No sabemos cuidar la vida y creo que la imprudencia a veces es la causa de mucho dolor y mucha muerte", indicó.

"Creo que lo importante en primer lugar es el respeto, el defender la vida y por otro lado ser prudente. Debemos saber que el conductor tiene una gran responsabilidad al conducir un vehículo", manifestó.

"Me decía en una ocasión la Comisionada de la Policía: Cada uno de nosotros en un momento somos conductores, peatones, y somos pasajeros y en cada una de estas áreas tenemos que actuar con mucha responsabilidad", finalizó.