El hombre más popular que tenía la ciudad de Jinotepe, Ramón Calixto Cortés Boza, conocido como “El Chulito”, se rindió ante la muerte este sábado por causas naturales a los 78 años de edad.

“El Chulito” decía en vida que nació en una cama de madera el 14 de octubre de 1939, en el barrio San Antonio de Jinotepe y que no conoció a su madre y que los primeros seis meses de su vida fue amantado por cinco cabras.

El longevo jinotepino decía que cuando nació, él mismo se felicitó porque nadie se lo celebró y en uno de sus cumpleaños tuvo que salir a la calle a tocar música, explotar cohetes y cantarse así mismo el “Happy Birthday”.

A la edad de 7 años, “el Chulito” se compró sus primeras botas, fue voceador de periódicos, barredor, portero, relojero y finalmente logró instalar un pequeño tramo en el mercado donde vendía toda clase de productos.

Fue devoto de la Virgen de Guadalupe durante más de 60 años y pasó a la transición dejando a los jinotepinos su legado de honradez y persistencia ante las adversidades de la vida.