El teólogo e intelectual Leonardo Boff expresó su pesar por la partida física del Padre Miguel D’Escoto Brockmann, Canciller de la Dignidad Nicaragüense.

A continuación, el mensaje enviado por el maestro Boff, sobre el fallecimiento del Padre Miguel:

Querida Sofia e Jeanne

Con mucha tristeza, con verdadero dolor, supimos del pasaje del querido
amigo Padre Miguel. Era un entrañable amigo e interlocutor. Cuantos sueños
alimentamos juntos de un orden internacional más participativo, ecumenico y
justo.

El Señor de la vida y de todos los destinos le cocenderá su justa
recompensa. Del lugar celeste en donde está seguirá perseguiendo estos
ideales ahora con la fuerza del Atisimo.

Morir no es morir. Es atender a un llamado de Dios para que finalmente
entre en la morada que Dios mismo la ha preparado desde toda la eternidad.
Morir, decia José Marti, es cerrar los ojos para ver mejor. Ahora Padre
Miguel verá toda la realidad así como és a los ojos de Dios.

Queremos estar unidos con nuestros sentimientos y plegarias a toda su
familia, a Sofia, a Manuelito, a Jeane y a todos que compartian de su casa.
Queremos participar del dolor del pueblo nicaraguense a quien supo
representar con tanta sabidiria y a los pueblos, cuyos representantes en las
Naciones Unidas supieron admirarlo y resspetarlos profundamente, por que
siempre tenia una mirada hacia los más vulnerables y pequeños.

Que Dios y la Virgen que tanto amaba, la veradera Tonantzin, lo reciban en
su gloria.

Nos consolamos todos, porque no vivimos para morir, sino morimos para
resucitar y para vivir más y mejor.

Con nuestra profunda solidaridad, especialmente de Marcia que tanto lo
admiraba y él a ella, nos sentimos unidos a todos junto con el pueblo
nicaraguense

Leonardo Boff y Marcia Miranda