Las autoridades de Myanmar elevaron hoy a 46 los cadáveres recuperados en el mar Andamán tras la reciente caída de un avión militar con 122 personas a bordo, incluido 15 niños, en el sur del país.

Según un comunicado oficial, los rescatistas sacaron de las aguas a otros 30 cuerpos poco después de retomar este domingo las labores de búsqueda, interrumpidas ayer por una tormenta.

El general Aung Ye Win, vocero del Ejército, dijo que continuarán con esos trabajos pero cada vez es más difícil encontrar los restos de las víctimas por las pésimas condiciones meteorológicas.

El avión Y-8-200F -de fabricación china y con 809 horas de vuelo acumuladas- el miércoles pasado perdió contacto con la torre de control y cayó al mar apenas 29 minutos después de despegar de la ciudad de Myeik con destino a Rangún.

En la nave viajaban 108 militares con sus familiares y 14 tripulantes. La tragedia ya es considerada una de las peores de Myanmar.