Hasta 41 grados centígrado en las vastas zonas desérticas de Siria llegan las temperaturas de este verano, situación por encima de la media habitual en la actual época, según informa hoy del Departamento de Meteorología.

El calor en Damasco oscila entre 30 y 35 grados, con un sol intenso, todo lo cual implica una tardía entrada del verano en este país, tal y como sucedió con el alargamiento del intenso invierno, indicaron los partes.

Aunque el cielo se mantiene despejado, una intensa bruma cubre el amplio desierto sirio al este de Damasco, sobre todo en las regiones de Jazeera y Badiya, donde los grados centígrado llegan hasta 41-42.

Los vientos, débiles del sur al norte, no propician una disminución de las altas temperaturas aún en la sombra, característica del clima sirio pero no para la actual época del año sino para los próximos meses de julio y agosto.