Lo anterior es parte de las consideraciones hechas por legisladores nicaragüenses, que también coinciden que tal decisión no tiene efectos en el fallo de la Haya que favoreció a Nicaragua, pues el mismo es de ineludible cumplimiento.

El coordinador de la bancada sandinista en la Asamblea Nacional, compañero Edwin Castro manifestó que la decisión colombiana no tiene efecto sobre Nicaragua, pues la decisión jurídica de la CIJ “tiene que cumplirla”.

Explicó que para hacerse efectivo el retiro del “Pacto de Bogotá” tiene que pasar un año después de haberse anunciado oficialmente ante las instancia de las Naciones Unidas, tiempo en que Nicaragua bien puede interponer otra demanda sobre la plataforma continental si así lo considerase.

“Los efectos por los cuales vos preguntas no tiene ninguno, porque cuando vos te retiras del Pacto de Colombia, tenés que dejar un año perteneciendo a él todavía con todos los efectos plenos y además las sentencias anteriores no son retroactiva”, citó Castro al ser consultado si tal decisión tendrá efectos en el fallo reciente que restablece a Nicaragua más de 200 millas en el mar Caribe.

Agregó que Colombia con su decisión “se cura en salud” al prever que Nicaragua reclame o interponga un juicio sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Catalina.

“La sentencia dijo que sobre las islas, ella (La CIJ) no se manifestaba, porque lo que estaba haciendo era un juicio de límites y la Corte realmente no se ha manifestado sobre las islas como tal, se manifestó sobre los cayos, entonces pretende Colombia evitar un próximo juicio sobre San Andrés, Providencia y Santa Catalina, pero sí Nicaragua lo traba (lo introduce) en un año después de su retiro, todavía tiene que responder”, mencionó.

Decisión colombiana es una aberración

Para el ex vicepresidente y hoy diputado Jaime Morales Carazo, la decisión de Colombia “deterioraría mucho más” la imagen negativa y “sería como regresar a Macondo”.

“No creo que le convenga a ningún país esa pérdida de credibilidad y de seriedad y de responsabilidad”, dijo Morales.

Agregó que Colombia y sus autoridades, en vez de estar anunciando un retiro de los tratados internacionales, debería acercarse a Nicaragua para buscar los mecanismos que permitan cumplir el fallo.

“Es una aberración, es una situación lamentable para un país serio y responsable para esa magnitud seria para Colombia, que en nada lo beneficia, porque lo fallado, fallado está, ahí no hay nada que hacer”, exclamó Morales.

Sostuvo que Colombia persigue no reconocer una eventual demanda que haga Nicaragua sobre la isla San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

“Ellos tal vez pensando que Nicaragua en un  futuro pudiera entablar otra demanda sobre plataforma continental en donde están las islas, las islas no tienen plataforma continental son islas, no están en continente, no están en tierra firme y eso es parte de nuestra plataforma también, entonces quizás ellos están pensando en esas escaramuzas para desconocer el fallo dado” finalizó Morales.

El legislador sandinista José Figueroa, asegura que Nicaragua reclama el derecho histórico sobre las 200 millas náuticas que le restableció la CIJ y por tanto Colombia debe acatar.

“Nicaragua lo que reclama al gobierno de Colombia, que cumpla sus compromisos internacionales, que cumpla con la sentencia de la CIJ y que dé los pasos para que en un ambiente de paz, armonía y de hermandad entre los pueblos y las autoridades de Colombia y Nicaragua, se pueda llevar a feliz término el cumplimiento de esta sentencia”

El Pacto de Bogotá firmado en 1948, es el acuerdo firmado entre los países que reconocen la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia, para efectos de resolver las diferencias entre las naciones.