La Corte Suprema de Justicia (CSJ) extendió sus condolencias oficiales ante el fallecimiento del Padre Miguel D’Escoto Brockmann.

A continuación, mensaje íntegro de la CSJ:

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

CONSIDERA

Que el día de ayer jueves ocho de junio del año en curso falleció en la ciudad de Managua nuestro apreciado Padre MIGUEL D´ESCOTO BROCKMAN, Diplomático, Político, Sacerdote y Miembro destacado de la revolución nicaragüense, quien se desempeñó como Ministro de Relaciones Exteriores, Presidente General de las Naciones Unidas, Asesor para Asuntos Limítrofes y de Relaciones Internacionales de la Presidencia, Funcionario del Consejo Municipal de Iglesias y creador de la Fundación Nicaragüense pro desarrollo comunitario integral, entre otros.

Asimismo, jugó un papel fundamental en los procesos de paz de Contadora y Esquipulas, encaminados a poner fin a los conflictos armados internos de Centroamérica, recaudó ayuda para las víctimas del terremoto de 1972 y fue comunicador y conciliador permanente, compromiso que mantuvo hasta sus últimos minutos sin dobleces, ni cansancio en el camino de la dignidad, fe inamovible y restitución de derechos de los más necesitados y que le hicieron merecedor de las órdenes Augusto C. Sandino y Carlos Fonseca, gozando del respeto de este Poder del Estado y el cariño de todo el pueblo nicaragüense, quienes hoy lamentamos tan sensible pérdida y nos unimos al dolor que enluta a la familia, razón por la que de conformidad con lo dispuesto en nuestra Constitución Política y demás leyes de la República este Supremo Tribunal;

ACUERDA

Lamentar el sensible fallecimiento del Padre MIGUEL D´ESCOTO BROCKMAN, enviado como muestra de sentimiento una ofrenda floral en su honor
Presentar condolencia a sus hermanos RITA, RODRIGO, FRANCISCO y MARÍA AZUCENA D´ESCOTO BROCKMAN y demás familiares haciendo acto de presencia en el Homenaje Póstumo que se le rendirá en el Ministerio de Relaciones Exteriores, el día de hoy viernes nueve de los corrientes, donde se hará entrega del presente acuerdo a sus hermanos, de manos de la Doctora Alba Luz Ramos Vanegas, Magistrada Presidenta de este Supremo Tribunal.

Comuníquese y Publíquese
Managua, nueve de junio del año dos mil diecisiete.