El presidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont, anunció este viernes un referendo de independencia el 1° de octubre próximo, para decidir el estatus de esta comunidad autónoma española, pese a su prohibición por la Justicia.

"En cumplimiento del mandato democrático, hoy hemos celebrado un Consejo Ejecutivo extraordinario para ratificar de manera conjunta el ejercicio del derecho legítimo a la autodeterminación de una nación milenaria como Cataluña mediante un referendo que se celebrará el 1° de octubre de este año", dijo Puigdemont.

En una comparecencia ante la prensa, el nacionalista también informó cuál será la pregunta que aparecerá en las papeletas de votación: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República?".

"La respuesta que den los ciudadanos, en forma de sí o de no, será un mandato que este Gobierno se compromete a aplicar", aseguró.

El presidente catalán aún debe convocar formalmente la consulta que podría acarrear problemas judiciales tanto para él como para aquellos funcionarios que participen en su organización.

El Gobierno español de Mariano Rajoy se opone a la consulta, declarada anticonstitucional por la Justicia y con toda seguridad tomará medidas para tratar de evitar su celebración una vez se formalice la convocatoria.

Puigdemont lamentó que el Gobierno español haya rechazado negociar un referendo pactado que los representantes catalanes buscaron "el último día" para dar solución al "problema real y profundo" sobre su relación con el resto del Estado.

Si bien la sociedad catalana está dividida sobre la independencia, un 48,5 por ciento en contra y un 44,3 por ciento a favor según el último sondeo gubernamental, una amplia mayoría (73,6 por ciento) defiende esta votación.