Los padres de la víctima, Bayardo Pérez y Marcia Alvarado, estuvieron presentes durante la audiencia para atestiguar este proceso que ya debió haber concluido con la decisión de la judicial encargada de dirimir la culpabilidad o inocencia de Alexander.

El fiscal del Ministerio Público Roger Alvarado tuvo que solicitar por segunda ocasión la intervención de la judicial, para que girase un oficio a la Policía Nacional, a fin que obligue a los testigos ausentes a presentarse para ser interrogados sobre lo que conocen del caso ocurrido 22 de septiembre en la discoteca Broder.

Marvin Arias, abogado defensor de Cordero solicitó a la jueza Gómez proseguir con el juicio, alegando que de no hacerlo atentaría con la defensa que realiza a favor de Cordero.  

“Esta defensa tiene a sus testigos en estos momentos aquí y le pide que se prescinda de la prueba de cargo que falta por evacuar e iniciemos a lo inmediato la evacuación de la prueba de descargo de esta parte defensora; insisto, si no hacemos esto, estamos violando el sagrado derecho a la defensa que tiene todo procesado”, argumentó Arias.

La solicitud del defensor no fue respaldada por la judicial, quien citó nuevamente a los testigos para el 30 de noviembre a las dos de la tarde, fecha en que debe concluir este proceso según lo establecido por el Código Procesal Civil. Arias también solicitó una inspección ocular en el sitio donde ocurrió el crimen, algo que rechazó la fiscalía y fue secundado por la jueza.

Entre los testigos propuestos por el Ministerio Público, se encuentran los oficiales de policía Jorge Guevara, Jazmina Vanegas y Nelson Morales, así como Jairo Enrique Contreras, Frania Álvarez Urrutia, Yasser Benavidez, estos últimos trabajadores de la discoteca donde ocurrieron los hechos.  

Arias considera que la ausencia de estos seis testigos obedece a una estrategia de la fiscalía para cansar a los testigos que como defensa ha presentado, los que han llegado a cada audiencia judicial.

Alvarado considera  de suma importancia que se presente sus testigos, aunque aseguró que existen suficientes pruebas que señalan como autor del delito de asesinato al acusado Alexander Cordero.

Al momento de las intervenciones defensores y acusadores, se presentó la declaración de la oficial María Auxiliador Torres, quien trabaja como detective de homicidios de la Dirección de Auxilio Judicial, quien practicó la diligencia de reconocimientos de objetos, entre estos el vehículo Land Rover en que llegó el acusado al parqueo de la discoteca.

Doña Marcia Alvarado, madre de la víctima, Bayardo Pérez, lamentó que después de tres audiencias de juicio, aún no existe un veredicto contra Alexander Cordero, quien estaba  en la sala judicial.

“Se nos ha informado que a los testigos se les notificó hace 20 minutos y la verdad que estos (ausencia de testigos) nos tiene sumamente preocupado porque a lo que hemos venido mis hijos y yo, es a pedir justicia por el asesinato de mi hijo”, dijo Alvarado.

Bayardo Pérez Alvarado, estudiante de odontología, falleció la madrugada del 22 de septiembre en la discoteca Broder, luego de haber recibido disparos de la pistola que manipuló Luis Alexander Cordero, quien andaba acompañado de Steven Rosales Manzanares, quien aceptó ser culpable del delito de portación y tenencia ilegal de armas de fuego en perjuicio de la seguridad pública.