El interior de una vivienda del barrio Sol de Libertad, de Managua, fue consumida por las llamas, producto de un corto circuito en el sistema eléctrico de la vivienda.

La propietaria de la vivienda Ninoska Valeria Fernández Martínez, de 20 años, dijo que perdió todos sus enseres domésticos.

La joven habita con su pequeño hijo, de dos años, un hermano de 15 años y su marido de 24.

La vivienda siniestrada es de concreto, pero las divisiones internas  fueron construidas con los materiales de fácil combustión y fueron consumidos por las llamas.

La joven que labora en un programa de abatización estaba a cuatro cuadras de su vivienda cuando le avisaron. Dijo que ella cuando salía de la casa todos los equipos eléctricos los dejaba apagados y desconectados.

Aseguró que el corto circuito fue producto de que el cable de energía que va del medidor a la calle estaba rozando el zinc del techo de la vivienda.