La Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, resaltó el mensaje del Presidente Comandante Daniel Ortega Saavedra, durante la clausura de la Conferencia El Futuro de los Negocios para las Américas, en la que expuso el milagro de Nicaragua ante todo el mundo.

AUDIO:

"Queremos, en primer lugar, comentar el éxito de la conferencia que se realizó el día de ayer. El Futuro de los Negocios para las Américas. Es también el futuro de los negocios y del trabajo y la paz en Nuestra Nicaragua. Un excelente evento organizado por las cámaras de comercio americanas, con la participación del Cosep y el respaldo de nuestro gobierno”, comenzó Rosario.

“Un excelente evento en el que se debatieron todas las posibilidades y todos los desafíos para el desarrollo de los emprendimientos en nuestro país, desde las fortalezas que ya tenemos. Esas fortalezas que destacó también nuestro Presidente. Empezando por reseñar la principal fortaleza de nuestro país que es la unidad y la paz, la reconciliación. La unidad y la paz en un proceso largo, como dijo nuestro Presidente, que nos llevó a reconciliarnos y que nos llevó a que aquellos que no podíamos ni respirar en el mismo espacio que había respirado el otro, entendiéramos que no había más camino que reconciliarnos, entendernos (y) buscar cómo trabajar juntos por el país, por Nicaragua, porque es la única forma de sacar adelante al pueblo. Así lo dijo nuestro Presidente", indicó la Compañera.

Rosario explicó que en estos años en el país se han creado las condiciones para que las familias puedan trabajar, puedan desarrollar todas sus capacidades en el campo productivo, el comercio, el turismo, el arte, la cultura, en todas las actividades.

Recordó, como lo hizo ayer en el evento empresarial el Presidente Daniel, que el primer milagro en la historia de Nicaragua es el de la reconciliación.

Tenemos "una historia dura de confrontación, porque la historia de Nicaragua no arrancó en el 79. Siglos de confrontaciones. Veníamos desde antes confrontándonos, pero llegamos, gracias a Dios, a entender todos, los trabajadores, empresarios, productores, que es necesario, era y es necesario fortalecer la reconciliación y llevarla al campo del desarrollo, de la economía en nuestro país. Y esto explica, dice nuestro Presidente, el modelo que hemos venido afirmando cada día más, consolidando cada día más. El modelo de alianzas, diálogo, consensos que cada día hecha más raíces en Nicaragua".

"Y cuando conversamos con empresarios que vienen de otros países, dice el Comandante Daniel, me preguntan cómo han hecho, cómo es que esto es posible, porque les cuesta entender. Y es que esto viene de todo el proceso donde los empresarios fueron también parte de aquella realidad de confrontación y polarización. Pero todos entendimos que Nicaragua no es para un grupo, no es para otro grupo, sino para todos. Por eso decimos Patria para todos y por el Bien de todos. Y que la única manera de salir adelante en este país, de poder lograr un mínimo de crecimiento económico, de estabilidad social, de seguridad, era uniéndonos todos en medio de nuestras diferencias", afirmó.

La Compañera mencionó que siempre hay diferencias y puntos de vista religiosos, políticos o de otra índole, pero el Gobierno Sandinista es respetuoso y siempre está contribuyendo a cohesionar todo el esfuerzo para el desarrollo y "entendiendo que la unidad es la que nos ha permitido venir avanzando y logrando a la vez un país con alto grado de seguridad, estabilidad".

"Aquí se combinan, dijo el Presidente, todos los factores. Y empezó a hablar también de la amenaza del narcotráfico, del crimen organizado, y cómo lo enfrentamos en Nicaragua, y cómo esa fortaleza llamada seguridad que tenemos en nuestro país no radica solamente en el trabajo de las instituciones especializadas, sino que es una combinación de esfuerzos, las instituciones especializadas, una política de Estado que llamamos de seguridad soberana, que incorpora a la población, a las comunidades, a todos los nicaragüenses, para lidiar con ese fenómeno destructivo y librar con efectividad la batalla. Al tener la estabilidad hay condiciones para que el nicaragüense invierta, desde el más pequeño que va con un emprendimiento, que se siente con seguridad para poder invertir, y para invertir también el que tiene más recursos. En otras circunstancias también ha invertido en otros países, pero se anima a invertir en su propio país, como lo han venido haciendo los nicaragüenses", expuso.

Rosario valoró que el país con esa fortaleza de la seguridad y la estabilidad se convierte en un polo de atracción para el inversionista de la región.

"A qué ayuda todo esto, a retroalimentar la estabilidad, la seguridad, lo que llamamos el trabajo y la paz. Garantizar estabilidad en el campo social y que los trabajadores se sienten, año con año, con los empresarios, a discutir y acordar incrementos salariales, que se acuerden también en otras ocasiones, acuerdos para establecer salarios por determinados periodos más allá del anual", dijo.

"Así que está el Comandante, haciendo una relación de nuestro Modelo, de cómo funciona y cómo ese modelo, y sobre todo la unidad de todos por el bien de todos, es la clave para seguir adelante, ir siempre más allá cambiando Nicaragua. En Nicaragua había que alcanzar la paz. Estábamos y estamos convencidos. Y luego había que alcanzar en el proceso de reconciliación de los nicaragüenses y de ahí saldría este modelo que ya es un modelo con rango constitucional", afirmó la Compañera.

"Creo yo que el Comandante Daniel ayer dejó claro, no sólo ante los empresarios visitantes, las cámaras visitantes, ante los empresarios nicaragüenses, sino ante nuestro pueblo, el Milagro que vive Nicaragua, el Milagro que vive nuestro país, el Milagro de la Reconciliación, la Unidad y el Trabajo de todos, de todos por el bien de todos. Un milagro, un milagro y otros milagros, y nuevos milagros, que se derraman en nuestro país", manifestó.

Agregó que ante todo el Comandante "lo primero que reconoce en ese milagro es la obra de Dios y la obra de Dios a través del pueblo nicaragüense".

"Porque los trabajadores, los empresarios, los productores, Su Eminencia Reverendísima el Cardenal Miguel Obando, a quien mencionó muchas veces como artífice de la reconciliación; luego el trabajo de todas las iglesias en nuestro país, en este momento que nos llaman también a la reconciliación y a vivir y a habitar plenamente estos tiempos de victoria por gracia de Dios; ese milagro que él reconoce a todos aquellos que trabajamos, trabajaron y trabajamos para desde la reconciliación y la unidad promover el Bien Común, y promover la prosperidad con tranquilidad, con alegría, que sumando esfuerzos hacemos realidad todos los días en esta nuestra Nicaragua", expresó la Compañera Rosario Murillo.