Cada fin de semana la Plaza de la Revolución se llena de alegría con la presencia de miles de niños y sus familias. Al caer la tarde del sábado o domingo, el Gobierno Sandinista, a través de la Juventud Sandinista, lleva recreación sana a los niños y niñas de Nicaragua.

La Plaza de la Revolución se convierte en un espacio donde la diversión arranca, en más de una ocasión, la sonrisa a los mimados de la casa.

plaza

Las actividades son diversas, quienes gustan del baile pueden poner en práctica sus destrezas a través de las clases de zumba, actividad que además de recrear, brinda la oportunidad de mejorar la condición física de quienes se animan a moverse al ritmo de diversos géneros musicales.

“Todo está muy lindo porque los jóvenes también estamos pasando un rato agradable al ritmo de zumba, disciplina que nos ayuda a bajar de peso, eliminar el estrés e interactuar con otras personas. Es bueno que el Gobierno impulse este tipo de actividades tan coloridas y sanas”, manifestó Julio González.

plaza

Los dulces y juegos tradicionales son otros de los atractivos de la jornada de entretenimiento. Los organizadores del evento han venido rescatando juegos infantiles como saltar la cuerda, juego de dados y sin faltar las alegres piñatas con figuras muy particulares y llamativas.

“Me parece muy bonito que les brinden diversión a nuestros hijos, venir a la Plaza ahora es una oportunidad más para que todos los niños se distraigan. Acá hay piñatas, dulces, palomitas y juguetes para quienes participan de las dinámicas”, refirió Ana Garay.

plaza

“Estamos viendo cada una de las cosas que el Gobierno está haciendo y la verdad es que estoy sorprendido porque ahora Managua no solo tiene espacios bonitos sino alternativas para entretenernos al igual que nuestros niños, ya estoy considerando volver el otro fin de semana porque realmente que aquí se pasa alegre”, dijo Oswaldo Silva.

Artistas exponen su talento

El ambiente de armonía familiar y entretenimiento infantil permite que artistas plásticos se sumen a la iniciativa, muestra de ello es el joven Douglas Rivas quien, simulando una estatua, atrae la atención de todos los que a su vez aprovechan para retratarse con la escultura viviente y aprender un poco de la técnica conocida como estatuismo.

“Mi personaje muestra mi talento como pintor y lo comparto con las personas que vienen a la Plaza, soy un artista de origen salvadoreño y considero que el sitio es propicio para mostrar mis habilidades. He visto que las familias vienen con frecuencia a disfrutar de las actividades de la Plaza y la verdad es que es una buena oportunidad para darnos a conocer como artistas”, refirió.

plaza

plaza

plaza

plaza

plaza

plaza

plaza

plaza