Diversos medios internacionales recordaron la posición de Nicaragua frente al Acuerdo de París, firmado en 2015, el cual fue señalado por nuestro país como insuficiente para combatir el fenómeno del cambio climático.

Los medios destacaron el tema a propósito del anuncio del presidente Donald Trump, de sacar a Estados Unidos de este acuerdo, ante la crítica de diversos líderes mundiales y el aplauso de los que niegan el fenómeno global.

Efectivamente, Nicaragua no suscribió en diciembre de 2015 el Acuerdo de París. Su razón era simple: el acuerdo no era suficiente para lograr los objetivos de reducir el impacto del calentamiento global.

Reconocen posición de Nicaragua

En un artículo de la BBC Mundo de este jueves, el medio británico señaló:

Nicaragua rechazó el acuerdo internacional no porque no quisiera acatar los nuevos estándares para reducir emisiones contaminantes sino porque los que establece el acuerdo no eran suficientemente estrictos con las naciones más ricas y las economías más grandes del planeta.

En otras palabras, Nicaragua pensó entonces que el acuerdo era "demasiado débil".

El periódico The Washington Post, también publicó un artículo al respecto, recordando la posición de Nicaragua y señalando:

Bendecida con 19 volcanes, fuertes vientos y mucha agua, Nicaragua, durante más de una década, ha estado transformando gradualmente su matriz energética para de reducir la dependencia del petróleo extranjero, informó NPR News. Esa dependencia significaba que las fluctuaciones del mercado se tradujeran en apagones de 12 horas que paralizaron al país y obstaculizaran el desarrollo de la economía.

(…)

Para el 2015, las energías renovables generaron casi la mitad de la electricidad de Nicaragua, pero funcionarios del gobierno dicen que el país está en camino de alcanzar el 90 por ciento para el año 2020, según destaca el Banco Mundial. Las energías renovables constituyen el 13 por ciento de la producción de energía de los Estados Unidos.

Junto a The Washington Post y la BBC, otra serie de medios estadounidenses, europeos y de otras latitudes reconocieron la posición de Nicaragua.

Acuerdo insuficiente

En diciembre de 2015, el compañero Paul Oquist, ministro-asesor presidencial, fue el encargado de elevar la posición del Gobierno del Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

Desde París, en la reunión de la COP21, Oquist afirmó que una de las razones de Nicaragua para no suscribir el acuerdo era su ineficacia para frenar el aumento de la temperatura a nivel global:

"Nosotros también estábamos haciendo ver que el ejercicio de la Intended Nationally Determined Contribution (INDCs en la jerga de la ONU) como habíamos hablado antes, no conduce a (una reducción de) 1.5 grados ni a dos grados... 1.5 siendo nuestra meta y dos grados siendo la meta de los países desarrollados. Estos INDCs suman 55 gigatoneladas de CO2 para el año 2030 y eso conduce a tres grados; y tres grados en nuestros países son más, porque eso es una temperatura promedio mundial, en nuestros países es 4 o 5 grados y el resultado de eso es catastrófico".

Además, Oquist señaló que el Acuerdo de París no era vinculante, es decir, no establece responsabilidades para los países industrializados, responsables de las mayores emisiones de gases de efecto invernadero.

No somos responsables

Oquist aseguró que los países menos desarrollados no son responsables del cambio climático, y dijo que en el caso de Nicaragua se hacen muchos esfuerzos para contrarrestarlo:

"¿Nos sentimos nosotros responsables del Cambio Climático? ¡No, del todo! ¿Hemos hecho algo acerca del Cambio Climático? ¡Muchísimo! Hemos pasado del 25% de Energía Renovable en 2007, al 52% el año pasado. Así, el año pasado ahorramos 2.1 millones de toneladas de CO2 por la conversión a Energía Renovable. O sea que hubiéramos tenido 6.9 si no fuera por la Energía Renovable, y eso nos dejó en 4.8.".

"Nosotros hemos hecho muchísimo, pero nadie nos apoya en las pérdidas y daños, ni a los otros países centroamericanos, ni a la mayor parte de los otros países vulnerables. Nadie nos financia nuestras inherentes necesidades de adaptación al cambio climático, que recuerde que la CEPAL estimó en 1.9 mil millones de dólares, que es más o menos la cifra de nuestros ingresos fiscales".

"O sea que nosotros estamos exigiendo indemnizaciones de los países que han causado el fenómeno, para que nosotros y los otros países centroamericanos, y los otros países vulnerables del mundo, podamos hacer frente al fenómeno, sin poner en peligro nuestros logros de desarrollo, ni limitar nuestro potencial de desarrollo".

Vulnerables al cambio climático

La preocupación de Nicaragua por alcanzar un verdadero acuerdo, vinculante, que reduzca el calentamiento global se basa en la vulnerabilidad de nuestro país -y la de otros muchos países-frente a este fenómeno.

De acuerdo al Índice de Riesgo Climático Global (Global Climate Risk Index 2017, de la organización Germanwatch) Nicaragua es el cuarto país que más ha sido afectado por cambio climático en 20 años (1996-2015).

Los primeros lugares lo ocupan, en este orden: Honduras, Myanmar y Haití.

A pesar de esto, y de no producir ni siquiera el 0.03% del dióxido de carbono a nivel mundial, Nicaragua está contribuyendo a reducir el fenómeno.

Contribuyendo a frenar calentamiento global

El ingeniero Telémaco Talavera, asesor de la Presidencia de la República y presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), señaló en septiembre de 2016:

“Nicaragua plantea que realmente tienen que reducirse drásticamente las emisiones en el mundo para que no tengamos un incremento promedio de este siglo de 3 grados, incremento promedio, lo cual significa que en las zonas más secas de Centroamérica podría andar en 4 o incluso en más el incremento y eso tendría un efecto simplemente catastrófico para la misma vida humana de forma directa, comportamiento humano, la biodiversidad, la salud, la producción, la seguridad alimentaria y el agua, etc.”.

“Nicaragua no puede aceptar o avalar algo que puede implicar la muerte de 250 mil personas por causas diferentes vinculadas al Cambio Climático ó 100 mil personas en el mejor de los casos. No puede Nicaragua avalar eso, sino al contrario: demanda que las naciones que más han contribuido históricamente y más contribuyen al Cambio Climático, asuman por una parte una seria responsabilidad, no un compromiso voluntario, sino una responsabilidad concreta de reducir emisiones, pero por otra parte tener un efecto de compensación para los países que hemos sido y somos víctimas principalmente del Cambio Climático, lo cual puede limitar seriamente la lucha que tenemos contra la pobreza, la extrema pobreza, contra el hambre”.

Recordó que Nicaragua a través del Gobierno Sandinista, ha delineado políticas claras para contribuir a reducir los efectos del Cambio Climático, suscribiendo públicamente compromisos para la preservación de la Madre Tierra y transformando la matriz energética de una forma extraordinaria, siendo esto reconocido por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

“Hemos pasado de un 25% de energía renovable a más de 54%, avanzamos para un 70% y proyectamos tener un 90 % de energía renovable para el 2020. Eso es un compromiso clarísimo, pero por otra parte también Nicaragua promueve un Plan de Reforestación, Nicaragua promueve un manejo responsable e integral de las cuencas y microcuencas y un manejo de los suelos, razón por la cual, incluso nuestro gobierno y nuestros especialistas, incluyendo las universidades elaboraron un nuevo mapa de suelos de nuestro país y se maneja reenfoque de los sistemas de los cultivos, donde podamos tener un enfoque agroecológico”.

Además, se ha destacado en múltiples oportunidades que el Gran Canal Interoceánico vendrá a contribuir más a la lucha contra el calentamiento del planeta, mejorando el tráfico marítimo mundial y reduciendo por tanto las emisiones de CO2.