Siempre resalta la inocencia de un niño, su timidez, o su bravura y empeño cuando se propone en hacer algo. Más de alguno de nosotros recordamos ese chimón cuando intentábamos aprender a andar en bicicleta o cuando nos caíamos de un árbol y nos fracturábamos.

Al recordar nuestra niñez, también viene a nuestra mente cuando nuestros padres nos limitaron en algunas ocasiones y nos negaron intentar cualquiera de nuestras ocurrencias.

Pero aquel chimón, la cicatriz que jamás se borrará, son señas de que lo intentamos, de que nos demostramos dentro de nuestra inocencia, que somos fuertes, capaces y que sí podíamos hacer lo que nos proponemos.

psicodanza

Este 1 de junio se celebra el Día del Niño, y hoy quiero hablarles de niños, niñas y jóvenes, que han demostrado esa fuerza, valentía y entusiasmo de querer vivir la vida feliz, saltando, bailando, y jugando, sin nada que se los impida.

Todos los sábados de 9:00am a 11:00am se abren las puertas del recinto Ricardo Morales Avilés de la UNAN-Managua para todos los niños y niñas que quieran aprender o desarrollar sus habilidades en danza y baile.

El impedimento está en la mente

Acompañado de su abuelita, Ángel Gabriel Ruiz Alvarado es el primero en llegar a las instalaciones del recinto universitario para recibir sus clases de danza.

psicodanza

La fundación a la que asiste se llama Psicodanza, y para él este lugar, además de enseñarle movimiento, le ha enseñado a dejar a un lado la timidez y aprender a desarrollarse e interactuar con sus compañeros, olvidando su discapacidad visual.

Acompañado de su bastón guía y sus lentes oscuros, este pequeño de piel morena, comenta que la discapacidad no debe ser impedimento de hacer lo que uno se propone.

“Es muy bonito estar en esta fundación porque he aprendido bastantes ejercicios, bailes y he podido relacionarme con mis compañeros. Mi consejo para los niños con discapacidad y los que no tienen problemas como el de nosotros, es que siempre lo intenten; el talento lo podemos tener, pero sino lo ponemos en práctica nunca lo vamos a desarrollar”.

psicodanza

Ángel cursa el sexto grado en la escuela Melania Morales, donde ha aprendido bastante a movilizarse y relacionarse mejor con sus compañeros.

No iba a caminar ni hablar

Otro de los integrantes de Psicodanza es Mauricio Áreas, de 19 años, un joven con una sonrisa cautivadora, quién al nacer ingirió líquido amniótico, esto le provocó consecuencias en su desarrollo psicomotor. Los médicos le dijeron la familia que él nunca iba a poder caminar ni hablar.

Pero el amor por su hijo, lo hizo hacer caso omiso al diagnóstico médico y don Marvin Áreas Olivas, papá de Mauricio, decidió integrarlo desde pequeño a diferentes programas como la Verde Sonrisa.

psicodanza

Mauricio desde hace 7 años forma parte de la fundación Psicodanza, la que según su papá le ha ayudado a su autoestima, a caminar, desarrollarse y a reconocer diferentes ritmos musicales.

“Es un trabajo y sacrificio bastante duro, pero ya es parte de mi rutina traerlo a las clases y llevarlo a natación, ya que eso ayuda más a su movilidad. Sin duda estos niños son un ejemplo de vida, y teniendo fe y confianza se puede salir adelante”, comentó don Marvin.

La evolución de la pequeña Rebeca

Tenía tan solo 2 años, cuando la pequeña Rebeca ingresó a psicodanza, en ese entonces le huía a las personas y a los niños.

psicodanza

A 3 años de estar en la fundación, ahora está preciosa niña se relaciona y juega con sus compañeros y es la guía de este grupo de niños, niñas y jóvenes, pues su inteligencia es notoria al momento de hacer cada ejercicio, tal y como lo indica la maestra.

Su mamá Yaritza Torres González, de 32 años, recuerda aquel difícil momento cuando le dijeron que su hija tenía Síndrome de Down. Afirma que fue duro aceptarlo, pero que con el apoyo de su esposo decidieron enfrentar la situación.

“Cuando nació no sabíamos que ella venía con discapacidad, y fue una etapa difícil, pero hemos puesto tiempo y amor en nuestra hija, y la verdad que sabemos que ella va a lograr grandes cosas”.

psicodanza

“El impedimento está en la mente. En el caso de los niños somos los padres los que limitamos a hacer algo que ellos quieren”, afirma esta joven mamá.

Recordó que el Gobierno siempre ha estado a favor de la inclusión de los niños y personas con discapacidad en la sociedad. “Me alegra mucho porque sé que es un proceso en el que vamos avanzando”.

Resaltó que estos pequeños son un ejemplo, porque aun no teniendo todas sus habilidades y capacidades, buscan como desarrollarlas. “Recomiendo a los padres a enseñarles a los niños sobre la discapacidad, de manera que cuando ellos vean a un niño con discapacidad, no lo vean de manera extraña y diferente, y así eliminemos esas barreras”.

psicodanza

Yamileth Pérez, quien también tiene una hija con síndrome de down, comentó que es notorio el apoyo del Gobierno, ya “que nuestros niños están incluidos en lo social, en la educación, son atendidos al igual que todos los niños y además contamos con espacios de recreación gratuitos”.

La maestra de psicodanza

Con estrategias creativas, Katherine Pérez, es la profesora de danza que enseña a este grupo de niños, niñas y jóvenes, motivados en aprender.

Psicodanza tiene 10 años, pero Katherine llegó hace 8 años, cuando la directora de la Fundación, Verónica Arana, la invita a formar parte de esta hermosa familia.

psicodanza

“Cuando inicié me sentía nerviosa, aunque ya había trabajado en danza, era primera vez que yo interactuaba con niños con discapacidad, pero el amor sincero que ellos te brindan te da la oportunidad de que los vengas conociendo poco a poco y saber cómo les vas a enseñar”.

Comentó que para poder dar sus clases comenzó a inventarle nombre a los movimientos como el gato, el perrito, mariposa, para que ellos comprendieran lo que les estaba enseñando.
Los alumnos aprenden danza, ritmo, folklore, siendo capacitados en la motora fina, aprendiendo trabajos de pintura, armar juegos y ejercicios de relajación. Psicodanza es un método en la que está inmersa la danza con la terapia, para ayudarles con su discapacidad.

En psicodanza nuestros alumnos aprenden a relacionarse con otros niños, a que ellos sean independientes, logrando a través del baile que ellos actúen por sí solos”, afirmó.

psicodanza

La maestra verónica crea la fundación para incluir la danza en la terapia, algo que muchas fundaciones del país no han promovido.

En esta escuela hay niños y niñas con Síndrome de Down, no videntes y autismo, en edades entre los 4 a 5 años y edades entre los 12 a 30 años.

A través de la televisión llegaron a otros hogares

Comentó que el Gobierno Sandinista le da la oportunidad a la maestra Verónica de presentar a través de Canal 6 las clases que se imparten, con el fin de llegar hasta los hogares de aquellos niños que no tienen la oportunidad de ir a un centro a recibir estas terapias.

psicodanza

“Grabábamos los programas, para que los niños que están en sus hogares puedan hacer los ejercicios. Actualmente estamos en un descanso, pero en la segunda temporada de Psicodanza para la Vida, lo que se quiere es buscar lugares como parques o escuelas para transmitir el programa”, afirmó.

“El trabajo que el gobierno ha hecho en pro de la niñez con discapacidad es excelente, ya que ahora los están incluyendo no solo en el arte, sino en las escuelas, ahora miramos que de 30 estudiantes en las aulas hay 2 o 3 niños con discapacidad”.

Psicodanza cuenta el apoyo de padres de familia, además del respaldo de una psicóloga, para llevar la parte psicológica con cada uno de estos niños. La UNAN-Managua les facilita sus instalaciones para brindar las clases.

psicodanza

Psicodanza: disciplina, amor, y capacidad

Esta mujer, madre y maestra, además de impartir clases en psicodanza, trabaja como docente de secundaria en el colegio Miguel de Cervantes.

“Cada sábado me levanto animada, porque sé que estos niños que me entregan un amor sincero me están esperando para enseñarles algo nuevo”.

psicodanza

Estos niños son ejemplos para los demás niños y niñas, ya que ellos a pesar de su discapacidad no tienen barreras. “Si se tropiezan, se levantan y siguen como si nada y eso quiero que los demás niños aprendan a salir adelante, continuando su vida alegre como niños, porque no hay ningún tropiezo para ellos”.

Se conoce como discapacidad la falta o limitación de alguna facultad física o mental que imposibilita o dificulta el desarrollo normal de la actividad de una persona; para estos niños, niñas y jóvenes, no hay dificultad, ni obstáculos, ni limitación, han demostrado que no hay discapacidad que valga cuando hay entrega y amor en lo que se hace.

psicodanza

psicodanza

psicodanza

psicodanza

psicodanza

psicodanza

psicodanza

psicodanza