Acciones antiterroristas realizadas hoy por efectivos de las Fuerzas Armadas de Egipto se saldaron con la muerte de cuatro uniformados así como la de un número indeterminado de extremistas islámicos.

Tamer El Refai, portavoz del Ejército, detalló que los militares -tres oficiales y un soldado- perdieron la vida, cuando un irregular armado hizo estallar un chaleco explosivo en la zona de los oasis de Al Bahariya, de la extensa provincia de Guiza, a unos 350 kilómetros al suroeste de El Cairo.

Horas antes, según el portavoz, la aviación egipcia destruyó dos vehículos en los cuales se trasladaban varios fundamentalistas musulmanes armados en la zona de Al Bueti, cercana a la frontera con Libia.

Las actuales operaciones antiterroristas en la zona occidental de Egipto son parte de la respuesta a la muerte el pasado viernes de 30 cristianos coptos en la gobernación de Minya, centro de Egipto, a causa de un ataque revindicado por el Estado Islámico (Daesh).

La víspera, al comentar ataques aéreos realizados por Egipto contra localidades en suelo libio, El Refai, dijo que éstos no han estado dirigidos contra un grupo 'militante' en particular, ya que 'las organizaciones terroristas son todas iguales en cuanto a su ideología extremista'.

'Quienquiera que patrocine o apoye el terrorismo (contra Egipto) será castigado, donde sea que se encuentre (...), pues nadie está más allá de la capacidad del ejército egipcio', enfatizó El Refai.