Las empresas de tercerización de servicios o Call Center son una inversión en la Costa Caribe con gran potencial gracias a la facilidad con el inglés con la que cuentan los jóvenes locales.

Para dar cabida a esta iniciativa, el Gobierno Sandinista a través de distintas instituciones y la Bluefields Indian & Caribean University (BICU), han impulsado el establecimiento de la primera empresa de este tipo en la zona.

Para Jeff Britton, mánager de Quality Contact Center (QC2) es la primer empresa que brinda desde ya los servicios de tercerización, en el edificio construido en la BICU.

"Nosotros somos los primeros que estamos aquí y nos vamos a estar aquí por un buen tiempo. Con el potencial que tienen los muchachos nos estamos motivando cada día más para expandirnos y hacer más grande nuestra compañía aquí en Bluefields", comenta.

La empresa prevé ser inaugurada formalmente en julio y presta servicios de ventas e interpretación para personas que no hablan inglés y que habitan principalmente en Estados Unidos.

Mientras tanto, ya son 25 jóvenes los que han empezado a laborar en una fase considerada como preparatoria.

Los Call Center en españoll cuentan con salarios promedios base de $250 dólares .

Sin embargo la nueva empresa establecida en Bluefields ofrece básicos de $280 dólares, más comisiones por metas, con lo que se puede redondear hasta los mil dólares al mes. Tampoco, se establece un límite de incentivos.

"Nunca esperemos tener un Call Center acá en Bluefields. De hecho yo trabajé en Managua en la embajada Americana como servicio al cliente y nunca nos imaginamos tener un Call Center acá en casa y estar con nuestros hijos. Es una bendición para mí como mamá", señala Dayra Forbes.

Las ventajas que tiene en esta empresa, en la que trabajan de lunes a viernes, es disponer el tiempo para profesionalizarse durante el fin de semana y es lo que ha aprovechado la joven, quien ahora cursa el primer año de administración de empresas.

"Significa mucho para mí porque paso con mi familia y con mis hijos aunque paso trabajando y estudiando, pero por lo menos estoy cerca de mis hijos. Nos sentimos bien porque estamos en casa no estamos fuera. Es un avance total porque hay gente que era desempleado y se iban fuera de su ciudad, de  Bluefields y ya estamos mejor acá en nuestro hogar", explica Kathia Tucker.

El rector de la BICU, doctor Gustavo Castro Jo, señala que esta inversión se diseñó por el Gobierno Regional y la Presidencia de la República para dar uso al recurso humano en el manejo del inglés y el español.

En ese orden, señaló que se construyó el edificio y una empresa funcionando con 25 jóvenes bilingües.  Para septiembre se estima que sean 100 personas trabajando aunque se tiene la capacidad de 200 personas en un solo turno.

"Ya podemos imaginar el impacto que puede crear en la economía tener  de nuestra región unos 600 trabajadores funcionando en este local (en turnos diferidos)  y como estamos convencidos que está industria tiene mucho futuro en nuestra región este es sólo el inicio de nuestro gobierno para seguir invirtiendo en esta industria", apunta.

Simultáneamente se desarrollan esfuerzos para poner a disposición cursos de inglés para reforzar las habilidades entre los blufileños para hacer más atractivo este punto para los inversionistas extranjeros.