La Embajada Nicaragua organizó en Berlín una pintoresca celebración en homenaje a la Madre, durante la cual el público pudo percibir el gran amor y el respeto que profesamos a la figura materna en nuestro país.

“Quiero felicitar desde lo más profundo de mi corazón, en nombre de nuestro Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta Rosario Murillo a todas las madres nicaragüenses, latinoamericanas y alemanas por sus legados de abnegación, de cuidados y valores”, precisó la Embajadora Karla Beteta durante su saludo y añadió que en Nicaragua las mujeres, como política del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, "ocupamos posiciones importantes en los diferentes poderes del estado, donde estamos aportando con fortaleza de espíritu y sabiduría maternal al desarrollo del país."

Berlín

La gran atracción de la actividad fueron los boleros nicaragüenses interpretados por el Cónsul General Wilheln Ulloa. "El amor más grande y noble es el de una madre y Nicaragua y nuestro gobierno les dedica estas canciones que hablan del amor, de la ternura y la paz", expresó Ulloa mientras se preparaba para continuar con la siguiente melodía y añadió. "Esta composición es de Rafael Gastón Pérez, quien romántico y melancólico, bajo el calor del sol en las playas de Poneloya donde el mar y la luz todo lo purifica, declaró la SINCERIDAD de su amor, de sus sentimientos y pensamiento a la mujer de su vida."

"Gran amor", “Miriam”, "Minga Rosa Pineda" entre muchos otras canciones de autoría de grandes compositores de la música pinolera le pusieron sazón al evento e impregnaron con alegría el sello de nuestro país, Nicaragua Única... Original!

En un ambiente familiar se compartió una gran variedad de comida típicas, como gallo pinto y enchiladas; así como los deliciosos buñuelos, entre otros dulces. La actividad llegó a su fin con la rifa de canastas de regalos.

MÁS FOTOS:

Berlín

Berlín

Berlín