En Moscú se han registrado este lunes unas rachas de viento extraordinariamente fuertes. Los residentes de la capital rusa no estaban preparados para un fenómeno de esta virulencia. El vendaval ha dejado once víctimas mortales y alrededor de 70 heridos, según el Departamento de Salud de Moscú.

El fenómeno natural tenía fuerza suficiente para romper árboles e incluso partes de construcciones, como le ha ocurrido al techo de la oficina principal del Ministerio del Interior en Moscú, cuyos empleados tuvieron que ser evacuados.

Las redes sociales se han visto sacudidas con fotografías y videos que reflejan lo sucedido.