La Policía Nacional se encuentran investigando el macabro hallazgo de dos cuerpos sin vida y en estado de descomposición en la comarca La Palanca, de Quilalí, Nueva Segovia.

De acuerdo a información preliminar de la institución policial, los cuerpos se presume son de Catalina Jeannette Navarrete García, de 25 años, y su hijo Héctor Jose Calero García, de 6 años.

Los cadáveres fueron encontraron dentro de un saco de bramante, y según el dictamen del médico forense, éstos tenían entre 6 y 8 días de fallecidos, presentando heridas de machete en cuerpo: la presunta madre estaba decapitada y el niño murió asfixiado.