La conferencia, que se prolongará hasta el 7 de diciembre próximo, fue inaugurada por la presidenta de la cumbre anterior y ministra de Asuntos Exteriores sudafricana, Maite Nkoana-Mashabane, en el Centro Nacional de Convenciones de la capital catarí.

En su discurso, la ministra sudafricana hizo hincapié en la necesidad de "caminar hacia delante con la perspectiva de 2020 y conseguir fondos para luchar contra el cambio climático".

"La conferencia de Doha presenta un desafío único: mirar hacia el presente y el futuro (...) El presente son los medios de aumentar el nivel de ambición en forma urgente", declaró la responsable de la ONU para el Clima, Christiana Figueres, en su discurso de apertura.

El futuro "es el marco que se impondrá a todos, con equidad y en conformidad con lo que requiere la ciencia", añadió.

"Se trata de una conferencia de una importancia vital", declaró por su parte su presidente, el viceprimer ministro catarí Abdula Al Atiya.

"Debemos trabajar seriamente durante las dos próximas semanas (...) Mostrar flexibilidad y no perder el tiempo con cuestiones marginales para lograr un acuerdo sobre el acto II del Protocolo de Kioto", indicó.

La firma de un segundo período de compromiso de Kioto, después de la expiración del primero, a fines de 2012, será uno de los grandes temas, aunque tendrá un alcance simbólico.

Su principio fue decidido en Durban (Sudáfrica), a fines de 2011. En Doha, los países deberán ponerse de acuerdo sobre la duración de Kioto 2 y sus objetivos de reducción de GEI.

El Protocolo de Kioto 2, sin embargo, podría limitarse al 15 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero mundiales, las de la Unión Europea y de Australia, ya que Canadá, Rusia y Japón no quieren participar y Estados Unidos jamás ratificó el tratado.

El tema de la ayuda a los países más vulnerables también ocupará una parte de los debates.

A finales de 2009, la comunidad internacional decidió en Copenhague (capital de Dinamarca) desbloquear 100 mil millones de dólares por año hasta 2020, administrados por un Fondo Verde, así como una ayuda urgente de 30 mil millones de dólares entre 2010 y 2012.

"Dentro de un mes, la ayuda urgente se terminará y el Fondo Verde sigue vacío", se lamentó la organización no gubernamental Oxfam.

El nuevo acuerdo sobre el cambio climático deberá definirse el próximo 4 de diciembre con la participación de más de 100 ministros.

Este laboroso proceso de negociaciones para reducir las emisiones de gases comenzó en 1995, luego de que se lanzara un llamado de alerta sobre la concentración sin precedentes de GEI en la atmósfera y el riesgo de un calentamiento de 4º C hacia 2060.