El Mocito de Santo Domingo recorrió las calles del Barrio Monseñor Lezcano, una peregrinación casa a casa que realizan promesantes y cargadores tradicionales durante más de un mes.

Este viernes salió de la casa de doña Beatriz Morales para hacer su recorrido con la música filarmónica hasta llegar a una nueva vivienda que lo recibe con los brazos abiertos durante todo un día.

“Es día muy especial porque queda bajo nuestro cobijo esta santa imagen del Mocito, nosotros le pedimos por la salud de cada uno en la casa y la paz en Nicaragua”, dijo Beatriz Morales.

mocito

Michelle Palavicini, es devota de la diminuta imagen que es recibida en cada calle con morteros, cohetes y música.

“Recuerdo que desde pequeña me llevaba mi mamá a las fiestas de Santo Domingo y hace dos años estoy pagando promesa por mi hijo ya que al momento del nacimiento nos miramos bastante mal”, indicó.

Mi promesa es traerlo acá y voy a visitar a Santo Domingo en las Sierritas, en este caso el Mocito se queda un día en cada hogar, ahí se hace un rezo para el día siguiente ir hacia otra casa”, agregó Michelle.

mocito

José Domingo Hernández, es otro fiel promesante que cada año acompaña al Mocito por las calles de Monseñor Lezcano.

“Yo ando con el Mocito detrás de él en barrio en barrio, con mi familia y llevando el mensaje para la población que recen el Rosario a diario, a como él nos enseñó en vida a rezarlo a la Santa María”, expresó.

mocito

mocito

mocito