El Barrio San Antonio, en el distrito II, es visitado cada siete días por las brigadas de lucha antiepidémica el Ministerio de Salud, para desarrollar un arduo trabajo preventivo y evitar cuadros agudos de dengue, zika y chikungunya, provocadas por el mosquito Aedes Aegipty.

En ese barrio hasta el momento presenta bajos índices de casos positivos, lo cual es alentador para las autoridades médicas, aunque a pesar de la situación no bajan la guardia ante un posible brote epidémico, sobre todo en este periodo lluvioso cuando el agua se acumula en los patios y recipientes viejos.

“Nosotros siempre tratamos de mantener la casa limpia, los niños ya han aprendido a no tirar la basura en el patio porque saben que ahí se pueden desarrollar los zancudos, además tratamos que los brigadistas siempre ingresen a la casa y la fumiguen por completo porque nos hemos dado cuenta que la sustancia que aplican mata todos los insectos”, refirió Rosalía Castillo.

Además de la higiene en el hogar, la limpieza del entorno también juega un papel importante en la prevención de las enfermedades, puesto que muchas veces en los andenes y predios baldíos se acumula basura que se convierte en un potencial criadero de zancudos.

“Lo más importante es tener una comunidad completamente limpia porque de nada sirve limpiar la casa si el resto del barrio tiene botaderos ilegales donde se acumula agua y por ende se vuelve un peligro para nosotros, creo que siempre debemos de estar pendientes de los lugares solos, para que nadie tire basura y no se proliferen las enfermedades”, expresó Rogelio Bustamante.