La Dirección de Patrimonio Histórico de la Alcaldía de Managua realizó este miércoles un taller informativo con dos expertos internacionales sobre los avances en las investigaciones sobre el sitio histórico Huellas de Acahualinca y la construcción de un nuevo museo con mayor protección ante los desastres naturales.

El director de Patrimonio Histórico, doctor Clemente Guido, explicó que ese es un seminario informativo para la comunidad científica nacional e internacional sobre los avances de las investigaciones que se han realizado el último año en el museo Huellas de Acahualinca.

“Avances que tienen que ver con la unificación de las fosas 1 y 2 de las huellas para hacer una sola fosa, una sola muestra de lo que fue el grupo social recorriendo ese camino, huyendo de aquella explosión del volcán Masaya hace seis mil años atrás”, añadió.

“Y los avances o confirmación de los datos recibidos a principios de este año por los científicos norteamericanos sobre la edad de las huellas de Acahualinca, que una vez más está científicamente comprobado que son de seis mil años de antigüedad aproximadamente”, añadió.

En el taller también se conocieron otras informaciones como las de los expertos del CIGEO que hicieron una exposición sobre la relación de las huellas de Acahualinca y la geología de Managua

“Cómo se forma geológicamente Managua y cómo las huellas se logran conservar después de seis mil años a pesar de toda la intemperie y todos los daños que han sufrido a través de más de 120 años después de su descubrimiento que fue a finales del Siglo XIX”, dijo Guido.

“Este es un seminario muy importante para la comunidad científica y vamos a avanzar en esta materia, todo esto de cara a un solo objetivo: El nuevo museo de Acahualinca, anunciado por nuestro gobierno, por el presidente comandante Daniel Ortega y por la compañera Rosario Murillo y que estamos trabajando con ese mandato de cara al año 2018 con este proyecto de nuevo museo de Acahualinca, que será el más moderno museo de Centroamérica en materia arqueológica”, resaltó .

Indicó que una de las novedades del nuevo museo, es que los asistentes principalmente estudiantes y niños podrán interactuar con las huellas. Se harán réplicas de las mismas para que los niños jueguen con ellas.

“Todos los estudios que hacemos es para replicarlas, de tal manera que podamos dejar que los niños jueguen con sus huellas de Acahualinca, que se identifiquen con ellas, que vean cómo se hicieron, volver a hacer aquellos juegos que ya hicimos una vez en pequeño, como era el juego de las manos, es decir, si estas son las huellas, nuestros pies, hagamos nuestras manos en las paredes, yo creo que ustedes recuerdan ese bonito evento que hubo hace un par de años atrás”, recordó Guido.

“Así que la museografía es lo nuevo que trae el museo, aparte de las nuevas medidas de protección que trae el museo frente a desastres naturales como el que sucedió en el 2015, que no nos esperábamos que sucediera en Acahualinca”, añadió.

Señaló que no veía la necesidad de trasladar las huellas si se hace un museo con todas las medidas de protección ante los desastres naturales.

Un sitio emblemático

Por su parte, el arqueólogo Edgard Espinoza, destacó que Acahualinca es uno de los sitios más emblemáticos de Nicaragua y de Managua en particular. “Tiene más de seis mil años y como dijo el doctor es una de las evidencias más antiguas del hombre en Nicaragua y posiblemente permite conocer un poco el proceso de poblamiento de América en general”.

“Lo que estamos haciendo actualmente, es tratar de unir las dos fosas que contenía el museo de Acahualinca, una que fue en los años 40 y la otra en los años 70, pero esas dos fosas distorsionaban el entendimiento de la misma senda y lo que queremos hacer ahora es una unión, que nos permita entender mejor cómo se formaron esas sendas que son aproximadamente unas 15 personas cada una”.

Una huella perdida

“Y lo que hemos encontrado, desafortunadamente, después de las lluvias del 2015 que destruyeron una de las paredes, es que había una huella que no se había incluido dentro de la exposición y no podíamos entender por qué habían 15 en un lugar y 16 en otro lugar”, explicó.

Señaló que los sitios arqueológicos y el patrimonio cultural de Acahualinca están en una de las zonas más pobres de Managua, “y pensamos que el museo va a servir como un momento de identidad cultural para ese lugar y puede generar –igual que La Chureca- que ya genera otro tipo de forma de vida de las personas, que puede contribuir con el malecón a reencontrar al Managua original”, comentó Espinoza.

Uno de los expertos norteamericanos que participa en el taller, dijo que su trabajo se centra en determinar con certeza la fecha en que se estamparon las huellas en el barro, mediante la técnica de la luminiscencia.