Un sistema de alerta de terremotos entrará en funcionamiento el próximo año en el estado norteamericano de California, anunciaron hoy los responsables del proyecto.

La iniciativa estará disponible después de colocar estaciones de detección de movimientos del subsuelo, mejorar un software afín y contratar operadores de mantenimiento.

El mayor número de sensores se colocará en el norte del estado, especialmente en un área rural considerada factor clave de impacto de posibles afectaciones a la ciudad de San Francisco, explicó Egill Hauksson, del Tecnológico de California.

Según Richard Allen, director del laboratorio sismológico de Berkeley, la expansión de estaciones de alerta sísmica crecerá en los próximos seis meses bajo el liderazgo del Servicio Geológico de Estados Unidos.

A juicio de expertos, la alerta dará segundos y hasta un minuto para que residentes desalojen áreas con alta peligrosidad, y el servicio de transporte por trenes pueda detenerse.

Eventualmente, ampliaron, el público podrá recibir en sus teléfonos y computadoras la señal que advertirá de un fuerte movimiento telúrico cerca de su locación.