Los ministros de Cultura de los Estados miembros de la Unión Europea (UE) acordaron este martes una posición común para exigir a las plataformas audiovisuales en internet, como las estadounidenses Netflix, Google Play o iTunes, que ofrezcan al menos un 30% de contenido europeo en sus catálogos.

Ese porcentaje acordado en el Consejo coincide con la cuota establecida por el Parlamento Europeo y supera el 20 % de la propuesta inicial de la Comisión, de forma que parece factible el acuerdo final entre las tres instituciones para otorgarle carácter de ley.

El compromiso de las capitales se alinea con la propuesta de Francia, que defendían países como España, Alemania, Italia o Hungría, mientras que estaban en contra socios como Dinamarca, Finlandia, Irlanda, Luxemburgo y el Reino Unido.

Además de ofrecer un tercio de contenido con sello europeo en sus catálogos, las plataformas de vídeo como Netflix estarán obligadas a darle visibilidad, por ejemplo, incluyendo una pestaña que permita al usuario encontrar fácilmente esos productos en la web.

El acuerdo afectará a aquellas plataformas en las que el audiovisual sea "parte esencial de su producto", precisa el texto aprobado por los ministros de Cultura de los Veintiocho.

Se trata de una iniciativa que la Comisión Europea presentó en 2016 para actualizar la directiva europea de servicios de comunicación audiovisual a las nuevas tecnologías, teniendo en cuenta que "cada día se consumen 100 millones de horas de vídeo", según recordó la delegación irlandesa en el consejo de ministros.

España estuvo representada en el consejo de ministros europeos por el titular de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, quien se mostró a favor de la ampliación de la directiva.

"Con respecto a la extensión del ámbito de aplicación de la directiva, estamos de acuerdo con que se haga a las plataformas de video. Es un avance crucial, que también debería incluir las redes sociales que ofrezcan contenidos audiovisuales, con independencia del formato de emisión", declaró Méndez de Vigo en su intervención.

El ministro español agregó que "la promoción de la creación audiovisual europea y el afianzamiento de nuestra diversidad cultural, cuyos resultados tangibles son enormes en el ámbito de la televisión tradicional, nos animan a ser ambiciosos en el ámbito del establecimiento de cuotas para la promoción de la obra audiovisual".