Un cortocircuito estuvo a punto de provocar otro incendio en el mercado Oriental. Esta vez la alarma se produjo antes del medio día en un establecimiento que repara consolas de video para juegos digitales, ubicado de la Caimana una cuadra al norte y 75 varas abajo.

Gracias a la iniciativa del propietario del negocio, Freddy Álvares, quien subió rápidamente a las instalaciones a cortar los cables de energía con un alicate, se evitó otra tragedia como la ocurrida en ese populoso centro de compras.

Carlos Barberena, jefe de un grupo de vigilantes privados del Mercado Oriental dijo que el conato de incendio alarmó a la gente e hizo que se organizaran rápidamente las brigadas de atención para casos de alarma por incendios.

Jorge González, presidente de Asociación de Comerciantes del referido centro de compras, dijo que la alarma activó de inmediato todo el sistema y gracias a Dios se evitó otra tragedia. En el sistema de seguridad también participa la Policía Nacional. Dijo que los bomberos llegaron en tiempo record al sitio del conato de incendio.

Freddy Álvarez relató que el cortocircuito fue detectado por las muchachas que trabajan en la cocina de su negocio. Rápidamente tomó una cortadora y procedió a hacer los cortes del cable, previo a la toma de las respectivas medidas de seguridad.

Foto: Archivo/referencial